España tiene más del doble de multimillonarios que antes de la crisis

En el 2015, la economía española logró crecer por segundo año consecutivo: el PIB se disparó al 3,2%, 1,8 puntos más que el ejercicio anterior. Sin embargo, la EPA cerró el año con 4,78 millones de desempleados y los salarios seguían en el congelador. Durante esta salida del túnel, el número de ciudadanos que declaran un patrimonio neto superior a los 30 millones de euros no ha dejado de crecer y duplican con creces a los que había en el 2007. Según los datos sobre el impuesto de patrimonio publicados ayer por el Ministerio de Hacienda, hasta 549 contribuyentes declararon poseer más de 30 millones de euros en el 2015. Son un 55% más que cuatro años antes – aún en recesión–, y 2,3 veces el número que hace una década, antes de que estallara la crisis.

Aparte del incremento de la brecha de la desigualdad en el reparto de riqueza en España –recono­cida por instituciones como la ­OCDE–, las estadísticas de la Agencia Tributaria están influidas por el afloramiento de patrimonio desde el 2102, a raíz de la última amnistía fiscal y la obligación para todos los residentes de declarar sus bienes y derechos en el extranjero.

Catalunya y Madrid concentran más de la mitad de la riqueza declarada

Según el citado informe, las 188.680 declaraciones de este impuesto presentadas reflejan un patrimonio de los más acomodados en inmuebles, cuentas bancarias, fondos, acciones… de más de 582.000 millones. Más de la mitad de esta riqueza se concentra en Catalunya (173.020 millones) y en Madrid (150.325). La Agencia Tributaria sólo facilita desglosada por tramos la base imponible de los contribuyentes.

El impuesto de patrimonio fue suprimido por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en el 2008 y resucitado tres años más tarde por el propio presidente socialista cuando el déficit público estaba desbocado. La medida era temporal, pero los 1.000 millones que ahora se recaudan al año siguen pesando a la hora de postergar su eliminación –tal y como defiende el comité de expertos para la reforma de la financiación auto­nómica–.

El impuesto del patrimonio, cedido a las autonomías, se aplica en la práctica de una forma muy desigual. Cada territorio delimita en parte los criterios mínimos que obligan a los contribuyentes a declarar sus bienes, y en el caso más extremo, el de Madrid, los exime de que tributen por ellos.

Los ricos de la Comunidad de Madrid se ahorran tributar casi 800 millones

Según los últimos datos de la Agencia Tributaria, en el 2015 la comunidad de Madrid ahorró a los ciudadanos más ricos una factura tributaria de casi 800 millones de euros, gracias a la bonificación del 100% aplicada al citado impuesto. Los casi 17.000 contribuyentes madrileños que presentaron declaración reconocieron de media un patrimonio de 8,8 millones de euros. Mientras, los 70.000 declarantes en Catalunya aseguraron poseer un promedio de 2,4 millones de euros. La Generalitat ­recaudó en el 2015 con este impuesto 464 millones de euros, prácticamente la mitad del total.

La Agencia Tributaria difunde también a qué tipo impositivo del IRPF tributan los ciudadanos que cumplen con la obligación de declarar su patrimonio: en el 2015, se les aplicó de promedio un 27,2%, frente al 31,8% del ejercicio anterior. En Catalunya, estos contribuyentes tienen un tipo medio en el impuesto sobre la renta del 28,2% (en el 2014, 31,4%). En Madrid, donde los declarantes son más ricos, fue del 29,6% (34,7%, un año antes).

Loading...