Fitch prevé que la calidad de los activos bancarios en España mejore en el segundo semestre

La agencia de calificación crediticia Fitch pronostica que calidad de los activos de los cinco grandes bancos españoles –Santander, BBVA, Caixabank, Bankia y Sabadell– mejorará en el segundo semestre de 2017, aunque advierte de que el volumen de activos tóxicos sigue siendo elevado.

En un informe publicado tras la presentación de los resultados semestrales de la banca española, la agencia apunta que la mejora del entorno económico en España ha favorecido a la reducción de los activos adjudicados del sector, al tiempo que ha limitado la entrada de préstamos en mora.

En conjunto, los cinco principales bancos españoles redujeron su volumen de activos problemáticos un 14% en el segundo trimestre, según los datos de la calificadora, que espera que la “tendencia positiva” continúe en la segunda mitad del año.

No obstante, insiste en que el nivel de activos tóxicos sigue siendo elevado, avisa de que requerirá más tiempo “digerirlos” completamente e incide en que la competencia para ejecutar ventas de grandes carteras seguirá siendo alta.

El dato

Los cinco grandes bancos ganaron entre enero y junio 7.725 millones de euros, un 23% más que en 2016

En el estudio, Fitch asegura que la mejora económica se ha traducido en un “sólido rendimiento” de los grandes bancos españoles entre los meses de abril y junio, con incrementos del nuevo crédito en un momento en el que la rentabilidad se ha mantenido estable, lo que ha contribuido positivamente sobre el margen de intereses, el negocio puramente bancario.

Además, subraya que el comportamiento de los instrumentos de capital ‘AT1’ de los bancos -los bonos convertibles contingentes, también conocidos como CoCos- no ha sufrido “contagio ninguno” a raíz de la resolución de Banco Popular.

Las mayores entidades financieras españolas ganaron entre enero y junio 7.725 millones de euros, un 23% más que en 2016, en un buen semestre marcado por la desaparición del Banco Popular. Tras la decisión adoptada por la Junta Única de Resolución (JUR) a instancias del BCE, el Banco Santander se hizo el 7 de junio con el Popular al precio de un euro, con lo cual el beneficio de la entidad que preside Ana Botín ha añadido 11 millones procedentes del Popular, una contribución “aún no muy significativa”.

En el futuro, Santander confía en que la adquisición genere un rendimiento de entre el 13% y el 14% en 2019, y de momento ha incrementado el crédito a clientes un 10%, hasta 861.221 millones, y los depósitos, un 8,5%, con lo que llegaron a 764.300 millones.

Líder por beneficios con 3.616 millones en el semestre, un 24% más que hace un año, el Santander atribuye estos resultados al incremento de los ingresos, al control de costes y a las menores provisiones, así como a la tendencia positiva en todos los mercados, sobre todo en América Latina y España.

Inmediatamente por detrás del Santander, por volumen de beneficios, se sitúa BBVA, que ganó 2.306 millones en la primera mitad del año, un 26% más, gracias a los menores saneamientos y a la contribución de México y, en menor medida, de España.

La entidad confía en que el negocio en España -donde ganó 670 millones hasta junio- se eleve pronto al 25% del total, aunque no se ha puesto plazos para ello. No obstante, a los 670 millones de euros conseguidos en España hay que restarle 191 millones del área inmobiliaria, lo que arroja un resultado de 479 millones.

La banca española tiene la vista puesta en la captación de clientes del Popular, y el consejero delegado de BBVA, Carlos Torres, aseguró en la presentación de las cuentas del semestre que en España, que sigue siendo un mercado “muy competitivo”, ha seguido captando clientes y “lógicamente” algunos proceden del Popular.

Dato

Caixabank fue la entidad que más ganó porcentualmente en el primer semestre

En porcentaje, fue CaixaBank la que mejor desempeño mostró en el semestre, ya que los 839 millones de euros conseguidos hasta junio representan un 31,6% más que los 638 millones de 2016.

Gran parte de este incremento responde a la integración, el pasado febrero, del banco portugués BPI, que aportó 77 millones.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, se mostró convencido durante la presentación de los resultados de que el banco “ha captado” clientes procedentes del Popular; sobre la posibilidad de llevar a cabo alguna nueva adquisición, dijo que el objetivo central es el crecimiento orgánico y la integración de BPI.

Tampoco el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, pudo eludir la referencia a los clientes del Popular cuando presentó los resultados del banco hasta junio, periodo en el que ganó 514 millones de euros, un 6,7% más que un año antes.

Sevilla aseguró que siempre que se da una situación así surgen oportunidades, aunque Bankia ha sido “leal y honesta” y no ha sido muy activa en la captación; los antiguos clientes del Popular forman parte ahora del Santander, “un gran banco”, y serán ellos quienes decidan si quieren continuar o prefieren la política comercial de otras entidades, añadió.

Por lo que respecta al Sabadell, que ganó 450,6 millones durante estos seis meses, un 5,9% más, ha impuesto un ritmo intenso a su actividad comercial, lo que ha permitido captar nuevos clientes e impulsar el crédito, tanto al consumo como el hipotecario.

El banco que preside Josep Oliu se ha estrenado este año en el mercado de bonos convertibles contingentes (“cocos”) con una emisión de 750 millones de euros, y ha confirmado la transformación efectiva de la filial especializada en financiación al consumo, Sabadell Consumer Finance, en entidad bancaria. Además, ha cerrado la venta de Sabadell United Bank, su filial de banca comercial en Estados Unidos.

Loading...