Fractus demanda al fabricante chino de móviles ZTE en Estados Unidos

Fractus, la empresa catalana que desarrolló una tecnología que se ha convertido en el estándar mundial que permitió esconder las antenas dentro de los móviles, vuelve a la carga para defender sus patentes.

Ayer, día 1 de agosto, Fractus presentó en Estados Unidos una demanda contra el fabricante chino de móviles ZTE Corporation –cuarto en el ranking de Estados Unidos en venta de móviles, séptimo en el mundo– por infracciones en siete de sus patentes sobre la tecnología de las antenas internas en los móviles. La demanda se produce después de un año de negociaciones con ZTE que no han servido para llegar a un acuerdo, confirmó ayer Rubén Bonet, cofundador y consejero delegado de Fractus.

En 2009 ya emprendió y ganó una batalla legal contra diez fabricantes, entre ellos Samsung y LG

La historia de Fractus contra las grandes multinacionales se repite. La empresa fue una spin-off de la UPC fundada en 1999, y tras un primer periodo en el que fabricaba su propia tecnología –las antenas fractales para teléfonos móviles–, hacia el 2009 cambió de estrategia y se centró en la cesión bajo licencia de patentes. Esa política se tradujo en acuerdos con algunos fabricantes, como Apple o Motorola.

Pero en el 2009, Fractus emprendió una batalla legal en EE.UU. contra diez fabricantes –Samsung, LG, Blackberry, Pantech, Kyocera, Palm, HTC, Sharp, UTStarcom y Sanyo– que, como David frente a Goliat, acabó ganando. Pactó con nueve de estas empresas y Samsung, la única que no se avino a hacerlo, fue condenada en mayo del 2011 a pagarle 23 millones de dólares (16 millones de euros) por la copia de sus patentes. Ahora, en el caso contra ZTE, Fractus tiene a los mismos abogados que le representaron contra Samsung y la demanda también se ha interpuesto, aseguran que por razones técnicas, en Texas.

ZTE emplea a 80.000 personas y genera ventas por 15.000 millones

Fractus no revela los nombres de algunos de sus acuerdos ni tampoco ninguno de los importes, pero Rubén Bonet confirma que “desde el 2008 hemos negociado acuerdos de forma acumulada por más de 100 millones de dólares”. Los fabricantes chinos han sido los últimos en llegar al mercado de la telefonía móvil, explica Bonet. ZTE es una corporación de soluciones tecnológicas con 80.000 empleados y ventas de 15.000 millones de dólares.

“Nuestra voluntad era llegar a un acuerdo –dice Bonet–, pero ahora lo que queremos es que nos paguen daños y perjuicios o que paren de vender móviles en EE.UU.”. En el 2016, Fractus adoptó una nueva estructura: por un lado, el negocio de licencias de sus patentes, que crece con nuevos fabricantes y mercados –el caso de China–, y por otro, la filial Fractus Antennas, para desarrollar productos en otros campos de la conectividad.

Loading...