Francia recortará 4.500 millones en gastos para cuadrar el déficit

El Gobierno francés, liderado por Emmanuel Macron, recortará en 4.500 millones de euros el gasto público este año para cumplir con el compromiso de limitar el déficit al 3% del PIB, pero sin disminuir los servicios públicos y sin aumentar los impuestos, afirmó el ministro de Hacienda, Gérald Darmanin.

La pasada semana, el primer ministro, Édouard Philippe, afirmó en su primer discurso que “Francia está contra las cuerdas”, tras destapar un agujero de 8.000 millones en las cuentas del mandato de François Hollande, predecesor de Macron.

En una entrevista publicada hoy por Le Parisien y en otra ofrecida a la emisora RTL, Hacienda subrayó que esos 4.500 millones saldrán de la administración del Estado, y que no se verán afectadas ni la Seguridad Social ni los municipios y regiones.

Agujero de 8.000 millones de la era Hollande

Se trata sobre todo de gastos de funcionamiento: “hemos considerado que había posibilidad de reducir el tren de vida de los ministerios en la gestión del parque automovilístico, con licitaciones mejor negociadas, etcétera”.

Dos reglas van a regir este dispositivo, la primera que “no se van a tocar los servicios públicos para los franceses” y la segunda “no se aumentan los impuestos, al contrario de las prácticas de los gobiernos precedentes”. “No es austeridad, sino simplemente ser rigurosos”, afirmó el ministro, que recordó que los presupuestos franceses están en déficit de forma ininterrumpida desde 1974.

Sin mandato de Bruselas

Además, argumentó que estos ajustes no vienen impuestos por Bruselas –“Francia no se somete”-, pero que hay “compromisos e incluso si no estuviéramos en los tratados europeos, tendríamos que reducir nuestro déficit”.

De cara a 2018, Darmanin no quiso cifrar el coste para el Estado de la progresiva supresión de la llamada “tasa de vivienda” que, de acuerdo con las promesas del presidente, Emmanuel Macron, se eliminará para un 80% de los contribuyentes durante el actual quinquenio, que termina en 2022.

Se calcula que, cuando esté plenamente aplicada, la rebaja de la “tasa de la vivienda” tendrá un coste para el Estado de 10.000 millones de euros anuales.

Además, el Ejecutivo indicó ayer que, en contra de lo que había señalado la semana pasada el primer ministro, Edouard Philippe, también empezará en 2018 la reforma del impuesto sobre la fortuna, que consistirá en reducir la base imponible únicamente al patrimonio inmobiliario.

En 2018 se reformará el impuesto a la fortuna

Loading...