Francisco González: “Catalunya siempre ha sido un referente económico y debe volver a serlo”

Francisco González es presidente del BBVA desde el 2000 y desde hace seis años lidera la transformación digital y tecnológica de la entidad. En el 2016 fue elegido el mejor banquero del año por Euromoney. No se prodiga en entrevistas, pero ante el especial momento que se vive en Catalunya ha querido manifestar sus opiniones aprovechando una visita a Barcelona para firmar un convenio con el Instituto Oncológico del hospital de la Vall d’Hebron para apoyar las investigaciones en el campo de la inmunoterapia.

Como banquero global, ¿cómo ve usted la imagen y la referencia de Catalunya, y especialmente de Barcelona, en el mundo tras los acontecimientos de los últimos meses?

Barcelona y Catalunya siempre han sido una referencia en muchos ámbitos. Ha tenido y tiene activos enormes en campo de la investigación, de la ciencia o del arte. Y no digamos en el ámbito de los emprendedores y empresarios: es una referencia. Los últimos acontecimientos han impactado de forma negativa. Cuando no se mira hacia el futuro, hacia el progreso, hacia la globalidad –y predominan cosas más emocionales y simbólicas, aunque legítimas–, se produce una quiebra de la confianza y un aumento de la incertidumbre y se paran muchas cosas. La primera, la inversión.

¿De qué manera afecta al BBVA el clima que se ha vivido en los últimos dos meses?

Durante los primeros días de octubre hubo mucha inquietud y, cuando eso pasa, lo primero que la gente cuida es su dinero y lo mueve. Pero duró poco, dos semanas, y ahora la situación está normalizada. Pero no significa que no haya una cierta expectativa sobre lo que pueda acontecer.

Octubre

Los primeros días del mes hubo mucha inquietud y, cuando eso pasa, lo primero que la gente cuida es su dinero

¿Cómo cree que afectará lo que ha ocurrido: el 1-O, la declaración de independencia en el Parlament, el cese del gobierno de la Generalitat, políticos que se han refugiado en Bruselas, otros que han acabado en la cárcel…?

Hay impacto en Catalunya, en el resto de España, pero también en las partes del mundo donde se toman decisiones de inversión. Nuestro servicio de estudios, BBVA Research, que cuenta con gran prestigio, ha reducido las previsiones de crecimiento para España del 2,8% al 2,5% para el 2018. En Catalunya, del 2,8% al 2,1%. Estamos hablando de cifras muy considerables que en empleos suponen 35.000 puestos de trabajo menos en Catalunya. Va a crecer un 20% menos que el resto de España, algo insólito. Es algo serio. Tenemos que trabajar para buscar la normalidad, recuperar la confianza y devolver la estabilidad política. Catalunya tiene una gran potencialidad, que le ha permitido ese posicionamiento de referencia y se tiene que restablecer. Las elecciones del día 21 son muy importantes. Se va a producir una situación complicada y es necesaria la alta política y una visión de futuro. Hay que buscar puntos de encuentro y dar una salida colectiva. La sociedad catalana no se corresponde con la envolvente política e institucional, que creo que está alejada de la realidad y ha llevado adelante un proyecto inviable, como se ha visto, y que ha producido mucha ansiedad y frustración tanto para los que son independentistas como para lo que no.

¿La prioridad de los partidos debería ser en estos momentos recuperar la economía y la convivencia?

Sin duda. Si no se edifica bien un sistema económico que dé bienestar a la población no se puede hablar de un sistema de valores que son esenciales. Los políticos tienen que tener altura de miras mucho más allá de su interés partidista. Representan los intereses del pueblo, de la sociedad, y tienen que buscar soluciones viables y razonables.

Ante esta perspectiva, ¿BBVA va a apostar por Catalunya pase lo que pase el 21-D?

Nosotros vamos a apostar pase lo que pase y Catalunya va a salir de esta situación. No tengo ninguna duda. La irracionalidad no es sostenible, pero lógicamente siempre produce consecuencias negativas. El problema es que en estos momentos las emociones están imponiéndose sobre la razón…

Perspectivas

Nuestro servicio de estudios calcula que Catalunya crecerá un 20% menos que el resto de España; insólito

¿No cree que ha faltado un relato alternativo al independentismo? El soberanismo ha prometido un mundo feliz y desde el constitucionalismo no se ha sabido ofrecer un discurso que la gente entendiera que le diera estabilidad, recursos, futuro…

Ha habido un relato independentista prometiendo muchas cosas y generando muchas expectativas, que se han demostrado imposibles, y claramente una ausencia de un relato alternativo. Ahora tenemos una oportunidad para que todos aprendamos. Y tenemos que intentar que haya más comunicación objetiva. Los catalanes deben involucrarse más en el gobierno de España. No es entendible que, siendo Catalunya, una parte tan importante de España, no haya muchos ministros catalanes, que no haya habido ni un solo presidente catalán.

Hablemos de la economía española. Hace un momento daba cifras de crecimiento del 2,8% a pesar de Catalunya. ¿Cuáles son las reformas pendientes? ¿Ahora que se está creciendo, no sería el momento de abordarlas?

España ha superado la crisis bastante bien: somos el país que más ha crecido en Europa, se ha creado empleo, se ha avanzado. Pero faltan muchas cosas importantes. Tenemos que trabajar mucho con el empleo para que sea más estable y de más calidad. Hay que entrar a fondo en el sistema de financiación de las autonomías. Hay que buscar un nuevo equilibrio que respete el principio de solidaridad y que cada territorio asuma su cuota de responsabilidad sin empobrecerse. Otro tema muy importante es la inversión en investigación y desarrollo. ¿Cuánto invertimos? España, solo el 1,19% del PIB; pero Corea invierte el 4,2%; Estados Unidos, el 2,8% y la Unión Europa, el 2,09%.

¿Cómo ve la evolución del crédito en España? Lo digo porque Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, ha venido a decir que la banca debería financiar más…

En este momento, el nuevo crédito está creciendo muy rápidamente. Pero como hay más amortizaciones que nuevos créditos, después de cinco años, el stock todavía está bajando. Creemos que en el año próximo el stock puede empezar a subir. Los bancos estamos deseosos de prestar, porque es nuestro negocio, y el crédito está muy barato.

Diálogo

Hay que recuperar la estabilidad política y buscar puntos de encuentro para dar una salida a la sociedad

¿Hay disonancia en esa evolución que decía del crédito entre Catalunya y España?

Todavía es muy temprano, pero sí se están viendo síntomas de menor demanda aquí. Comentaba antes que, según las previsiones actuales, Catalunya va a crecer un 20% menos que el resto España, pero si la incertidumbre continúa en el tiempo la cifra puede ser todavía más negativa.

Hablemos un poco de la banca. ¿La reestructuración de la banca se puede dar por terminada o todavía hay recorrido?

Estamos al comienzo del comienzo. Hablo ya a nivel global. En la banca, como pasa en todos los sectores, estamos en una disrupción espectacular. En el mundo hay 20.000 bancos. Eso no tiene sentido en el universo digital. El mundo digital funciona con varias reglas. Uno, mucha transparencia de precios, condiciones, etcétera. Dos, mucho poder del consumidor. Tres, gran rapidez. Puedes estar aquí y comprar un producto que se está produciendo o vendiendo a 10.000 kilómetros. Eso está cambiando las reglas del juego. Ahora hay que hacerse fuerte en el ámbito global, lo que significa márgenes mucho más estrechos. Es imposible que haya sitio para 20.000 bancos.

¿Seguirán las fusiones?

Vamos a ver: se está creando una nueva liga de competidores.

¿Una Champions League?

Algo así. Se va a producir una nueva liga que va a estar formada por algunos bancos físicos, muy pocos. Yo creo que BBVA va a estar ahí, sin duda. El gran jugador mundial que está mejor preparado es Alibaba y Tencent, en las finanzas, dos compañías chinas. Amazon, jugador global en el mundo del e-commerce, todavía no ha irrumpido, pero lo hará. Y vamos a ver qué hacen Google y Facebook. Y luego están las miles de start-ups, que atacan partes de la cadena de valor. Yo dedico mi tiempo prácticamente a esto: averiguar qué va a pasar en los próximos cinco o diez años.

Financiación autonómica

Hace falta un nuevo equilibrio que respete la solidaridad y en el que cada territorio asuma su responsabilidad

Loading...