Gas Natural ultima la venta del 20% de su área de distribución en España

Gas Natural Fenosa ultima la venta de una participación del 20% en su filial de distribución de gas natural en España por unos 1.500 millones de euros. La compañía que preside Isidro Fainé y cuyo consejero delegado es Rafael Villaseca confirmó ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) este proceso de venta de una participación financiera en Gas Natural Fenosa Distribución, que prevé cerrar este mismo mes de agosto.

Fuentes financieras explicaron que la compañía encargó en febrero a Barclays la búsqueda de un comprador para este paquete accionarial, y que tras una primera fase de ofertas no vinculantes han quedado tres finalistas, todos ellos fondos de inversión especializados en empresas de infraestructuras. Según avanzó Bloomberg, Allianz SE, filial del grupo asegurador alemán, es el favorito para materializar la compra.

La empresa busca reducir deuda y lograr fondos para crecer más en energías renovables

Por otra parte, fuentes próximas a la empresa señalaron que baraja distintos usos para los fondos, entre ellos aumentar el pago de dividendos y reducir la deuda, que ahora es de 14.000 millones, tras haberla reducido en 10.000 millones en los últimos diez años.

El principal proyecto de la empresa, sin embargo, es impulsar su crecimiento en el negocio de renovables: la firma se ha adjudicado 1.000 megawatios en diferentes subastas en España y una cifra similar en otros países, y ha manifestado su deseo de crecer en Latinoamérica, donde incluso ha estudiado la posibilidad de comprar alguna empresa en los principales mercados de la zona. Gas Natural Fenosa también distribuye gas en Italia y en Latinoamérica. Según los datos facilitados por la empresa, Gas Natural Fenosa tenía en España al cierre del primer semestre una red de distribución de gas de 53.042 kilómetros y con más de 5,3 millones de puntos de suministro, en los domicilios de otros tantos clientes.

La venta de la participación en Gas Natural Fenosa Distribución continúa el proceso de entrada de fondos de inversión como accionistas en los principales operadores de distribución. Así, el pasado mes de marzo, EDP vendió Naturgas, su filial de distribución de gas en España, a un consorcio formado por Morgan Asset Management, Abu Dhabi Investment Council y Swiss Life Asset Managers por un valor de 2.591 millones de euros. Posteriormente, en mayo, los fondos de pensiones europeos USS y ATP alcanzaron un acuerdo para incrementar su participación en Redexis Gas, hasta alcanzar el 49,9%.

Estas firmas son vistas casi como un bono, con rentabilidades del 3% o 4% muy estables

Fuentes financieras explicaron que las empresas de distribución de gas son muy atractivas para los inversores más conservadores, como fondos de pensiones y aseguradoras, porque son una alternativa a los bonos: la distribución es una actividad regulada, con precios públicos y el tráfico de los gasoductos es muy estable, y por tanto predecible, porque incluso en momentos de crisis no hay grandes caídas de consumo. Por ello, los inversores se aseguran rentabilidades de entre el 3% y el 4%, cuando la deuda pública de Alemania, en cambio, ofrece rentabilidades negativas.

Gas Natural obtuvo un beneficio neto de 550 millones de euros en los seis primeros meses del 2017, un 14,7% menos que en el mismo periodo del año anterior, mientras que el beneficio operativo (ebitda) alcanzó los 2.176 millones. De ellos, la actividad de distribución de gas en España aportó 439 millones, el 3,5% más que en el mismo semestre del año anterior. La firma explicó a la CNMV que las ventas de la actividad regulada de gas en España aumentaron un 4,8%, hasta los 98.913 gigavatios hora (GWh). En cuanto a la demanda, la residencial disminuyó un 6% hasta junio, en tanto que el mercado industrial registró un incremento del 8% en el sector de menos de 60 bares y del 10% en la industria de más de 60 bares.

Loading...