Grecia se jugará su futuro en junio tras el fracaso del alivio de su deuda

Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona han sido incapaces de sellar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el alivio de deuda que concederán a Grecia al término de su rescate, lo que impide dar luz verde a un nuevo desembolso de fondos. El país heleno precisa los 7.000 millones que ahora están congelados para afrontar el pago de vencimientos en julio.

Ha sido una patada hacia adelante, puesto que el tema volverá a tratarse en la próxima reunión del 15 de junio, con el tiempo aún más ajustado. Retrasar la resolución de la revisión del programa se suma a meses de incertidumbre que ya han afectado a la economía griega, que ha vuelto a caer en recesión y sigue sin poder regresar al mercado de bonos. El ministro de Finanzas heleno, Euclides Tsakalotos, confía en que junio sea la fecha definitiva y que se logre un acuerdo.

Cerca de un acuerdo

“Hemos tenido una primera discusión en profundidad sobre el tema de la sostenibilidad de deuda. Hemos mirado con cuidado las necesidades, opciones y limitaciones pero en este punto no hemos alcanzado un acuerdo global”, afirmó el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, en una rueda de prensa al término de la reunión de este lunes.

La discusión giró en torno a cuánto estarían dispuestos los acreedores a ampliar los plazos de vencimiento de sus préstamos y a aplazar el pago de intereses, explicó. El FMI ha pedido un mayor alivio a la deuda del país, instando a los acreedores de la zona euro que aseguren la sostenibilidad de las obligaciones de 315.000 millones de euros antes de participar en el programa. Algunos países como Alemania se oponen a una reestructuración de la deuda, al tiempo que insisten en que el fondo de Washington se una al programa para dar credibilidad al rescate.

Se está más cerca de un acuerdo, pero Dijsselbloem insistió en que se necesita más trabajo para salvar el espacio que separa desde hace meses a las instituciones y países europeos del FMI a cuenta de la sostenibilidad de la deuda.

FMI y Europa, visiones contrariadas

El Fondo cree que la deuda helena “explotará” a menos que se conceda un mayor alivio. Por eso pide a los europeos que especifiquen el tipo y alcance de las medidas de alivio que acordaron conceder a Grecia cuando termine su rescate, a finales de 2018. El organismo espera un acuerdo sobre la deuda para unirse a cualquier programa.

Del otro lado, las instituciones europeas -Comisión Europea, Banco Central Europeo y Mecanismo Europeo de Estabilidad- y los países, con Alemania a la cabeza, rechazan cualquier tipo de quita y se aferran al acuerdo que alcanzaron en 2016, que prevé aplicar estas medidas solo si son necesarias y nunca antes del fin del programa.

Grecia prevé luz verde en junio

Grecia, por su parte, llegó con los deberes hechos, después de haber aprobado en su Parlamento las reformas exigidas por los acreedores, que incluyen bajadas de pensiones y subidas de impuestos equivalentes al 2% del PIB que se aplicarán en 2019 y 2020, respectivamente.

“El Gobierno griego ha cumplido con su responsabilidad y era el deber del FMI y los Estados miembros alcanzar un compromiso que proporcionase claridad” a los mercados financieros y a los griegos, dijo el ministro de Finanzas heleno, Euclides Tsakalotos, al término de la reunión.

A pesar de ello, se mostró confiado en que si todas las partes “muestran compromiso” será posible concluir un acuerdo en junio.

Tsakalotos, junto a Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE) en la reunión de este lunes Tsakalotos, junto a Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE) en la reunión de este lunes (Jasper Juinen / Bloomberg)
Loading...