Guindos abre la puerta a cambiar la Constitución para negociar un concierto económico para Catalunya

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha abierto la puerta a cambiar la Constitución para negociar en Catalunya un concierto económico como el vasco. “No hay nada escrito sobre piedra”, afirmó en referencia al marco legal actual, aunque aclaró que cualquier modificación se daría siempre respetando las “reglas”y los procedimientos establecidos. “Si se modificara se podría hacer”, planteó.

En cualquier caso, el ministro dijo que no cree que “ese sea el tema” de fondo de la cuestión catalana y opta por avanzar en el nuevo sistema de financiación autonómica. “En última instancia supondría es que la Administración Central transfiere más recursos a las autonomías”, defendió.

“No estamos ciegos. Sabemos que hay una sensación de desafección”, analizó

En una entrevista en Els Matins, Guindos afirmó que desde el ministerio se tiene “un análisis hecho de lo que ocurre” que permite saber qué pasa en Catalunya. “No estamos ciegos. Sabemos que hay una sensación de desafección en una parte de la sociedad catalana”, dijo. Para dar respuesta a ello, aseguró que “el Gobierno siempre ha tenido la mano tendida en términos de diálogo”. “Esa oferta ha estado siempre encima de la mesa”, reiteró.

Guindos también sacó pecho por el apoyo a las finanzas catalanas desde Madrid. “El señor Junqueras sabe perfectamente que siempre hemos estado detrás de la Generalitat”, ya sea con el rescate de los bonos patrióticos, el FLA o la conversión de créditos de corto plazo a largo, para que lo asuma el mismo FLA.

“Siempre hemos estado detrás” de las finanzas catalanas

Sostuvo que desde el punto de vista financiero y económico “siempre hemos estado detrás”. Cuando se ha pedido soporte desde la Generalitat “siempre ha tenido ayuda del Gobierno español”, siguió. Pese a ello, sostuvo que Catalunya tiene un “nivel de autonomía que no tiene nadie en Europa”.

Respecto a la independencia de Catalunya, afirma que “sería malísimo para Catalunya y muy malo para España”. “La gente no se suicida voluntariamente”, afirmó. “Los mercados no se lo crean, piensan que sería un desastre para Catalunya” , analizó.

Los mercados “no se creen” la independencia, algo “malísimo” para Catalunya

Loading...