Guindos asegura que habrá una interferencia mínima al aplicar el 155

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha asegurado este jueves que la aplicación en Catalunya del artículo 155 de la Constitución no va a suponer que el Gobierno vaya a tomar decisiones políticas, sino a gestionar los servicios públicos fundamentales hasta que haya un nuevo Ejecutivo regional, y que la “interferencia” será “mínima”.

“Se va a aplicar con mucha prudencia y mucho equilibrio. No vamos a ir a hacer política, sino a gestionar los servicios públicos fundamentales para que no se merme su calidad”, ha afirmado el ministro en declaraciones a la SER, donde ha recordado que el objetivo de la intervención es volver a respetar la legalidad del Estatuto de Autonomía y convocar elecciones en un plazo máximo de seis meses.

Se intervendrá “sin hacer política”

Sobre quién gestionará la aplicación del 155, De Guindos ha dicho que es decisión del presidente, pero que cada Ministerio tiene ya identificadas las áreas sobre las que hay que actuar para mantener el funcionamiento de la administración catalana, lo que se limitará “prácticamente a la administración del gasto corriente”.

Ha insistido en que se actuará con prudencia y con las “interferencias mínimas”, solo “preparando el terreno” para la celebración de elecciones autonómicas, del mismo modo que cuando el Gobierno central estuvo en funciones durante 2016 no aprobó ninguna norma que pudiera perjudicar a un nuevo Gobierno en plenas funciones. “No vamos a ir a hacer política, sino meramente a gestionar los servicios públicos fundamentales para que no haya la más mínima merma en calidad de los mismos e ir preparando todo para que en un plazo corto haya elecciones”, ha señalado.

A su juicio, la “vuelta a la normalidad” que espera que traiga consigo la aplicación del 155 permitirá también al Ejecutivo de Mariano Rajoy volver a retomar en las próximas semanas proyectos que han quedado paralizados como la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2018.

Privatización de Bankia

El ministro ha considerado que aún es posible vender antes de fin de año parte del paquete accionarial del Estado en Bankia, a pesar de la tensión generada en el mercado por la crisis catalana. A mediados de mes, la secretaria de Estado de Economía, Irene Garrido, explicó que el Gobierno estaba esperando a que se resolviera el conflicto con Catalunya para plantearse colocar una participación de Bankia, lo que se interpretó como un posible aplazamiento de la operación.

Sin embargo, Guindos ha abierto de nuevo la posibilidad de que la privatización de Bankia se retome este mismo año, siempre y cuando se solvente la volatilidad que se está viviendo en los mercados financieros por Catalunya. Este verano, el titular de Economía desveló que en los planes del Ejecutivo estaba retomar la venta de acciones de Bankia en manos del Estado con la colocación de entre un 7% y un 9 % de la participación pública, que ronda el 67%.

Loading...