Guindos dice que el Gobierno no descarta “nada” en Cataluña pero “no entrará en provocaciones”

Publicado 19/09/2017 11:16:59CET

MADRID, 19 Sep. (EUROPA PRESS) –

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ha afirmado este martes que el Gobierno de España no descarta “nada” ante el desafío independentista en Cataluña, si bien actuará con “prudencia, moderación y proporcionalidad” y no va a “entrar en provocaciones”, porque “es lo que quieren (los independentistas) para generar victimismo”.

En un desayuno informativo organizado por Executive Fórum, De Guindos ha reiterado que “la independencia de Cataluña no va a tener lugar”, porque es “irreal” e “inviable” y por una cuestión clara de “legalidad”, por lo que ha advertido de que el Gobierno “no va a dejar que la sociedad catalana se quede fuera de Europa” ni que “por una ensoñación irreal, que no se va a concretar, tengamos un problema para el conjunto de la sociedad española”.

Para De Guindos, el problema independentista en Cataluña es “más de lealtad institucional que del planteamiento de legalidad que ellos hacen”, puesto que “se equivocan de forma clarísima”, ya que hay más de cinco siglos de historia de la nación española en los que Cataluña “siempre ha formado parte de España”.

“España no se entiende sin Cataluña y Cataluña no se entendería sin el resto de España. Eso tiene mucho más fuerza de lo que a veces pensamos”, ha apuntado De Guindos, quien ha remarcado que un escenario de Cataluña formando parte de España y de la UE es “infinitamente mejor” que la alternativa independentista, tanto para los catalanes como para el conjunto de los españoles.

LOS POSIBLES EFECTOS: SALIDA DEL EURO

En este sentido, De Guindos ha recordado que el 75% de la producción de Cataluña se vende al resto de España y ha advertido de que si se independizase dejaría de formar parte de la UE y estaría sometido a un arancel común de en torno al 10%, además de un “efecto frontera” y de que perdería todos los acuerdos internacionales que tiene actualmente con “muchísimas” zonas económicas del mundo.

A esto se sumaría que se tendría que salir de la Organización Mundial del Comercio (OMC), perdería las inversiones del BEI y dejaría de formar parte de la zona euro, por lo que no tendría el euro como moneda y tendría que crear la suya propia, así como un banco central, lo que en conjunto tendría un efecto “muy profundo e importante”.

Igualmente, ha avisado de que para el resto de España “no serían buenas noticias” la independencia de Cataluña, pues es “una parte sustancial de la historia, la economía y la vida de España” y “tendría un impacto en la economía nacional”. “Es una situación en la que perdería todo el mundo”, ha remarcado. “El Gobierno español no va a dejar que se produzca. Ni el Gobierno ni el Estado”, ha insistido, recordando que tiene el apoyo “fundamental” de los partidos constitucionalistas ante un problema en el que “nos jugamos muchísimo”.

EL PROBLEMA “SE VA A ENCAUZAR”

En cualquier caso, el ministro considera que el problema en Cataluña “se va a encauzar” y se ha mostrado “optimista” sobre ello gracias al “carácter” del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dado que “es una persona fría”, que “analiza los temas con muchísima seriedad pero también con muchísima mesura” y sin embargo “tiene posiciones firmes, las va llevando a cabo sin necesidad de alharacas de ningún tipo”.

Preguntado sobre la posibilidad de que finalmente haya urnas el próximo 1 de octubre en Cataluña, De Guindos ha indicado que no se tratará de un referéndum “en el sentido que entiende todo el mundo” de una consulta democrática y principios “legalmente aceptados”.

INTERVENCIÓN DE LOS GASTOS

Por otra parte, sobre la intervención por parte del Gobierno de los gastos de la Generalitat, De Guindos ha explicado que la Comisión Delegada promovió un acuerdo por el que se establecía que los pagos se efectuarían si se podía certificar que no se utilizaba el dinero para finalidades ilegales. Ante la falta de certificación, se ha pasado a la “fase de pago” por la cual se establece que se pagará únicamente si se certifica que esos gastos no tienen que ver con el referéndum “ilegal”.

“Si hay colaboración estoy convencido de que no habrá el más mínimo problema”, ha apostillado De Guindos, quien ha asegurado que si la Generalitat aceptase que los interventores certificaran este asunto incluso el sistema “no entraría en vigor”.

Hacienda asume este martes el control total sobre las finanzas de la Generalitat, en concreto sobre los más de 5.000 millones que el Govern de Cataluña tenía previsto dedicar a todo tipo de gastos hasta el mes de diciembre.

Además, el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOCG) ha publicado la admisión a trámite por parte del Tribunal Constitucional (TC) del recurso contra la ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la República.

También publica la suspensión de la ley del código tributario de Cataluña, que pretende sentar las bases de una eventual Hacienda catalana con plenas competencias para recaudar todos los impuestos, incluso los que son de titularidad estatal, y del recurso interpuesto contra algunas partidas de los Presupuestos de la Generalitat.


Loading...