Hacienda quiere obligar a Airbnbn a informar sobre los caseros

La Agencia Tributaria quiere estrechar el cerco sobre el dinero negro que se mueve en torno a la pujante actividad de alquilar viviendas a turistas a través de plataformas como Airbnb, HomeAway, Niumba o Wimdu. El Ministerio de Hacienda ultima un decreto para obligar a estas empresas a identificar a los caseros que usan su página para alquilar pisos turísticos y detallar cuánto ganan por ello.

El texto del real decreto, que ha sido abierto a consulta pública para recoger alegaciones, supone un salto cualitativo en el control tributario sobre el alquiler turístico. Tal y como resalta en el preámbulo de la norma, estos cambios buscan actuar de forma preventiva contra el fraude fiscal. Por ello, el departamento que dirige Cristóbal Montoro quiere que este tipo de webs especializadas deban presentar “periódicamente” una declaración informativa sobre todos las viviendas del territorio español que publicitan en la red.

En dicha comunicación, tendrían que especificar el nombre, los apellidos y el NIF de cada casero y del propietario de la vivienda (si no fueran la misma persona). No se trata de una cuestión baladí, después de la polémica, desvelada por La Vanguardia, de los propietarios que han descubiertos que sus pisos eran subarrendados a turistas a través de Airbnb, sin su consentimiento.

Las plataformas más afectadas son Airbnb, HomeAway, Niumba o Wimdu

También tendrán que facilitar la referencia catastral del inmueble e identificar a las personas que han usado el piso turístico, el número de días que lo han disfrutado y el importe percibido por el casero (no quedan fuera de esta nueva declaración aquellas cesiones de carácter gratuito).

El texto propuesto por Hacienda especifica además que los caseros tendrán la obligación de “una copia del documento de identificación de las personas beneficiarias del servicio”.

El decreto se detiene también a concretar que entiende por pisos turísticos aquellas que dedicados a la “cesión temporal de uso de la totalidad de una vivienda amueblada y equipada en condiciones de uso inmediato, cualquiera que sea el canal a través del cual se comercialice o promocione, y realizada con finalidad lucrativa u onerosa”.

El fisco usa datos ‘externos’ para detectar rentas de alquiler no declaradas

¿Quién estará obligado a informar sobre este tipo de transacciones entre particulares (o empresas y particulares)? Según el decreto, todo el que preste este servicio de intermediación, tanto si cobra una comisión por ello como si no lo hace. Tampoco distingue entre los intermediarios que se limitan a mediar entre casero y turista, o aquellos que establecen condiciones contractuales como, por ejemplo, “precio, seguros, plazos”.

Según el decreto, en un posterior desarrollo normativo recogerán, aparte del modelo de declaración, la forma, plazo y lugar en el que se tendrá que presentar ante la Agencia Tributaria.

El alquiler de viviendas turísticas –que ha explotado gracias al impulso de populares plataformas digitales– está en el foco de Hacienda desde hace un par de años. Pero hasta el momento, la Agencia Tributaria ha usado información externa para detectar a aquellos contribuyentes que no están declarando rentas por el alquiler de pisos turísticos. En el 2016, los responsables del fisco ya anunciaron harán seguimientos del consumo eléctrico y a través de movimientos bancarios. Más tarde desde Hacienda explicaron que estaban peinando las propias plataformas digitales para localizar a este tipo de caseros. Y, así, un total de 21.500 contribuyentes recibieron por primera vez un aviso en el 2016, junto al borrador del impuesto de la renta, donde les advertían que tenían constancia de que habían anunciado en la red viviendas en alquiler y les recordaban que estaban obligados a declararlas.

Ante las acusaciones de falta de iniciativa frente a la economía sumergida en el negocio del alquiler vacacional, Airbnb –que ha criticado el decreto que presenta ahora Hacienda– insiste desde hace tiempo en que ellos siempre han defendido que los caseros cumplan con el fisco. Por ello, argumenta la compañía norteamericana, cuando acaba el año fiscal, envían un recordatorio a los arrendadores de cuáles son sus obligaciones fiscales y les comunican los saldos que tienen que declarar a Hacienda.

Exención para médicos y cheques comida

Entre otros decretos sometidos actualmente a consulta pública por el Ministerio de Hacienda destaca el texto con el que Montoro cierra la vía definitivamente a que la Agencia Tributaria pueda reclamar la tributación en el IRPF como renta del trabajo en especie el pago de congresos y otras actividades formativas con que la industria financia a los médicos. El citado nuevo decreto “aclara” que, aunque se trate cursos costeados por terceros –no la empresa que los contrata–, se entiende que están exentos “siempre que comercialice productos para los que resulte necesario disponer de una adecuada formación por parte del trabajador”. Además, Hacienda propone elevar de los 9 euros actuales a 11 euros, el importe diario exento en vales y cheques de comida que reciben los trabajadores.

Loading...