Iberdrola da un paso más en el desarrollo de su ‘macroproyecto’ eólico marino en Massachusetts

5

Iberdrola ha culminado un nuevo hito en el desarrollo de su ‘macroproyecto’ de eólica marina de 800 megavatios (MW) que llevará a cabo, a través de su sociedad participada Vineyard Wind, en aguas de Massachusetts (Estados Unidos).

En concreto, la sociedad ha cerrado un Acuerdo de Comunidad Anfitriona (HCA) con la ciudad de Barnstable (Massachusetts) que establece los términos financieros relativos a la subestación y los cables de transmisión para la planta.

Este acuerdo es un paso más en el desarrollo del proyecto, cuya construcción está previsto que arranque el próximo año, mientras que la puesta en marcha se prevé para 2021.

Más de un millón de euros anuales

Vineyard Wind, sociedad participada al 50% por Iberdrola con el fondo danés Copenhagen Infraestructure Partners (CIP), abonará al menos 1,53 millones dólares (unos 1,32 millones de euros) anuales a esta ciudad en impuestos a la propiedad. El pacto garantiza un pago total a la comunidad de 16 millones de dólares (unos 13,8 millones de euros), más 60.000 dólares (unos 52.036 euros) adicionales por cada año que el proyecto esté en funcionamiento más allá de los 25 años.

Este verano, Vineyard Wind ya concluyó las negociaciones contractuales con las empresas de distribución eléctrica de Massachusetts -Unitil Corp., National Grid y Eversource Energy- para la ejecución de contratos a largo plazo. En concreto, el proyecto permitirá unos ahorros de 1.400 millones de dólares (unos 1.210 millones de euros) a los consumidores.

El pasado mes de mayo, Vineyard Wind se adjudicó el desarrollo de este proyecto de 800 MW en aguas de Massachusetts, que supondrá una inversión de unos 2.800 millones de dólares (unos 2.400 millones de euros) y que será la entrada de Iberdrola en el mercado ‘offshore’ de Estados Unidos, marcando así un nuevo hito en su expansión internacional en el sector de las renovables.

Este proyecto forma parte de los objetivos del Estado de Massachusetts para el desarrollo de infraestructuras eólicas marinas en el marco de su Ley de Comunidades Verdes, que prevé la puesta en marcha de hasta 1.600 MW de esta tecnología en la próxima década.

En Estados Unidos, el grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán se adjudicó también el pasado año los derechos para desarrollar y construir un parque eólico marino en la zona conocida como Kitty Hawk, en aguas de Carolina del Norte y con un potencial de hasta 1.486 MW.

Apuesta por la eólica marina

La eólica marina es una de las apuestas claves de Iberdrola para el futuro, con el desarrollo de su actividad en este negocio ya en países, además de en Estados Unidos, como Reino Unido, Alemania o Francia.

La compañía marcó un hito en 2014 al convertirse en la primera empresa española en proyectar y poner en marcha un parque eólico, el de West of Duddon Sands (WoDS), en la costa Noroeste de Inglaterra, con una inversión de 1.600 millones de libras (unos 1.825 millones de euros) y una potencia de 389 MW.