Imaginarium acuerda la entrada de socios mexicanos para mantener la actividad

La cadena de jugueterías Imaginarium ha alcanzado un principio de acuerdo con la banca acreedora y ha encontrado un grupo de inversores internacionales, formado por el fundador y directivos de la cadena mexicana KidZania, que aportarán 8,5 millones de euros, para reestructurar su deuda y aportar nuevos recursos para afrontar el futuro y los planes de negocio de la firma.

Parte de estos fondos se aportan de forma simultánea tras la firma para atender necesidades inmediatas de capital, mediante la suscripción de un préstamo puente que, una vez concluida, formalizada y, en su caso, homologada la reestructuración de deuda financiera, deberá ser capitalizado por la sociedad y los inversores. En el caso de no llegar a buen término la reestructuración, dicho préstamo será reembolsado en un plazo de seis meses desde la firma.

Un primer paso “trascendente”

La compañía presidida por Félix Tena señala que se trata de un “primer paso” que es “trascendente”, al sentar las bases principales de la reestructuración del pasivo financiero de la juguetera.

El acuerdo ha sido consensuado con la totalidad de entidades que forman el sindicato de bancos de Imaginarium y permite la aportación de una financiación puente, por importe de 4,5 millones de euros, por parte de los inversores, para que la compañía mantenga su actividad mientras se desarrollan las negociaciones, que se espera que estén finalizadas en septiembre, según ha informado la compañía española al Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

La oferta del fondo PHI, rechazada por la banca

De esta forma, entre los puntos básicos del preacuerdo figura el mantenimiento de un umbral de deuda sostenible de hasta 10,5 millones de euros (4,5 millones de euros de deuda senior a largo plazo y hasta seis millones de euros de deuda junior, sujeta al cumplimiento de determinadas condiciones), así como el establecimiento de un calendario de amortización de la deuda senior adaptado al plan de negocio y generación de caja del grupo, con un período de carencia de dos años.

También se ha acordado el mantenimiento de las líneas de avales actualmente en vigor durante un plazo de tres años y la adecuación del coste de la deuda al entorno actual, además de una deuda permitida adicional de hasta cinco millones de euros para financiar circulante.

Por otro lado, Imaginarium ha explicado que las entidades financieras no aceptaron la oferta de inversión y reestructuración presentada por el fondo PHI con el que la juguetera empezó a negociar el pasado mes de mayo.

Loading...