Inicio Economía Italia, España y Grecia, países que más verán caer su peso en...

Italia, España y Grecia, países que más verán caer su peso en el capital del BCE

Los bancos centrales nacionales de Italia, España y Grecia serán los que más verán caer su contribución al capital del Banco Central Europeo (BCE) a partir del próximo 1 de enero, mientras que sus homólogos de Reino Unido, Alemania y Suecia, serán los que verán incrementado en mayor medida su peso en el mismo, según se desprende del ajuste de esta referencia realizado por el instituto emisor.

La nueva clave de capital entrará en vigor el próximo 1 de enero, después de la revisión regular llevada a cabo cada cinco años por el Consejo de Gobierno del BCE en función de la evolución de los datos de PIB y población de la Comisión Europea.

“El sistema de turnos por el que se reparte el derecho de voto de los gobernadores de los bancos centrales nacionales ordena a estos en dos grupos en función del tamaño de los sistemas financieros y PIB de sus respectivos países”, explicó el instituto emisor, subrayando que, después del nuevo cálculo que entrará en vigor en enero de 2019, la asignación de los gobernadores a cada grupo “se mantendrá sin cambios”.

De este modo, la última revisión rebajará al 8,391% desde el 8,8409% el peso del Banco de España en el capital del BCE, con un capital suscrito y desembolsado a partir del 1 de enero de 2019 de 902,7 millones de euros, lo que implica una leve reducción de 0,5018 puntos porcentuales.

El ajuste a la baja para España es el segundo mayor entre los Veintiocho, ya que los bancos centrales nacionales de los países de la Unión Europea (UE) ajenos a la zona euro también realizan aportaciones al capital del BCE, solo por detrás de la reducción de 0,5085 puntos porcentuales para el Banco de Italia, cuya clave de capital bajará al 11,8023% desde el actual 12,3108%, con un capital suscrito y desembolsado de 1.277,59 millones de euros.

Por su parte, el Banco Nacional de Grecia será el tercero que mayor ajuste a la baja experimentará en su contribución al capital del BCE, ya que su clave de capital pasará del 2,0332% al 1,7292% a partir del 1 de enero de 2019, con un capital suscrito y desembolsado de 187,18 millones.

En el extremo opuesto, los bancos centrales nacionales que en mayor medida verán incrementado su peso en el capital del BCE serán el Banco de Inglaterra, cuya clave de capital subirá al 14,3374% desde el 13,6743%, un incremento de 0,6631 puntos porcentuales, con un capital suscrito de 1.552 millones de euros, pero un desembolso de únicamente 58,2 millones a 1 de enero de 2019.