La Bolsa de Caracas no representa nada: Así de fácil se puede manipular

Todas las bolsas admiten cierto grado de manipulación, no obstante pare ello es necesario contar un volumen sustancial de dinero para mover los títulos. Esta cualidad es propia de grandes inversores, inversores institucionales que cuentan con un gran volumen de gestión en sus respectivos fondos de inversión.

Sin embargo, los pequeños inversores pueden llegar a mover acciones con una muy baja liquidez, mercados en los que es muy difícil encontrar una contrapartida en el mercado para cerrar la operativa, las pequeñas operaciones pueden mover de manera sustancial las cotizaciones.

Lo que muchos no sabrán, es que existen bolsas cuya liquidez es tan baja que cualquier pequeño inversor puede influir de manera notoria a la oscilación de la bolsa. Éste es el caso de la Bolsa de Caracas, que es una de las bolsas más fácil de manipular por los pequeños inversores debido a su elevada falta de estructura de mercado.

Por su parte, el organismo regulador bursátil de Venezuela, la “Superintendencia Nacional de Valores”, encargado de salvaguardar los intereses del público y en uso de sus atribuciones conferidas, no publica informes mensuales desde Septiembre del año 2015.

Los datos de la Bolsa de Caracas

En base a los últimos datos, la Bolsa de Caracas movió durante un año 14.496,16 millones de bolívares fuertes. Con el actual tipo de cambio en el mercado Simadi – Dicom (632 bolívares fuertes por dólar) suponen 20,41 millones de euros. Para hacernos una referencia, esa cifra equivale al volumen de negociación de una sesión de un valor como Gamesa.

En promedio, en una sesión se pueden mover 49,80 millones de bolívares fuertes, unos 78.803 euros. En comparativa, estos niveles de negociación son propios de chicharros españoles como Adveo o Dogi, que son muy fáciles de mover con pequeños importes.

La profundidad del mercado, es decir el número de órdenes de compra-venta, para los valores es muy estrecho. En total, se tienden a ejecutar alrededor de 100 operaciones en cada sesión, cifras absolutamente ridículas en comparación a cualquier bolsa desarrollada.

Asimismo, la capitalización bursátil del mercado en abril era de 1.951.460,22 millones de bolívares fuertes, lo que supone algo más de 3.000 millones de euros, un importe muy similar a la capitalización de mercado de valores españoles como DIA.

La evolución del índice IBC

El Índice de la Bolsa de Valores de Caracas, también conocido como IBC, es un índice ponderado por capitalización de las 15 acciones más líquidas y más alto capitalizadas negociadas en la Bolsa de Valores de Caracas (Bolsa de Valores de Caracas).

En los últimos años el IBC ha experimentado una espectacular apreciación de un 17.843%, pasando de 81,3 puntos hasta los 14.588 puntos actuales. No obstante, desde enero de este año, el selectivo bursátil de Caracas está perdiendo un 20,52%.

Hay que destacar en especial la vertiginosa subida en junio de 2015. El índice pasó de los 4.000 hasta los 12.000 puntos, debido a que la fuerte devaluación del bolívar fuerte propició que los recursos fueron, en parte, a parar a la Bolsa, como activo refugio, empujando fuertemente las cotizaciones.

La inflación en Venezuela

Independientemente de la evolución del IBC, lo verdaderamente relevante es qué está pasando en términos reales, por lo que la inflación es el factor determinante para valorar las expectativas de inversión.

La inflación en Venezuela durante 2015 fue de un 180%, según cifras del Banco Central de Venezuela. Y para este año, el FMI pronostica para el Venezuela una inflación del 700%. Esta inflación descontrolada se debe a las divisas disponibles han sido utilizadas principalmente para financiar importaciones de bienes esenciales a expensas de bienes intermedios y de capital.

También hay que tener en cuenta la evolución de la oferta monetaria del país. Y es que M2, formado por dinero en efectivo, billetes y los depósitos existentes a corto plazo, ha crecido de manera exponencial en los últimos años.

La capacidad productiva se ha desplomado como consecuencia de la falta de bienes intermedios, de los controles de precios y otras regulaciones y controles administrativos generalizados y del deterioro del clima de negocios que afecta al país.

La devaluación del bolívar

El bolívar fuerte no es una divisa de confianza para adquirir bienes y servicios, por lo que, en la práctica, todo el mundo quiere desprenderse de sus bolívares fuertes y a su vez adquirir dólares, como moneda refugio, para preservar su capacidad de compra y es por ello, que en el mercado Simadi – Dicom la divisa venezolana se ha desplomado hasta los 632 bolívares por dólar. Por su parte, las reservas internacionales del BVC están cayendo, situándose a un mínimo de 12 años.

Al cierre de junio de 2016, la liquidez monetaria sobrepasó los 5,4 billones de bolívares, mientras que las reservas internacionales siguen en descenso, por el orden de los 12.000 millones, por lo cual no existiría un respaldo para dicha masa monetaria. Las reservas internacionales registran su más bajo nivel en los últimos 30 años, por lo cual se tiene dinero en cantidades excesivas, pero sin poder de compra.

Este mercado se supone que es un tipo de cambio flotante, pero esto no es práctico ya que la gran mayoría de los dólares del gobierno se regalan a la tasa oficial de 10 bolívares por dólar, por lo que hay muy poco para abastecer el mercado DICOM. Luego está la tasa del mercado negro, que es actualmente más de 1.100 bolívares por dólar.

Este sistema de tipo de cambio fijo, sobrevaluado con una prima enorme mercado negro ha atrapado a la economía en una espiral “inflación – depreciación”. A medida que el precio del dólar en el mercado negro se eleva, los importadores que no tienen acceso a dólares al tipo bonificado tienen que pagar más, elevando así la inflación. A medida que aumenta la inflación, más personas quieren poner su dinero en dólares, lo que empuja el precio de mercado negro del dólar hasta más allá, y la espiral continúa.

Debido a lo citado, inestabilidad en la divisa, inflación desatada (que hundirá la valoración en términos reales), mercado con una elevada falta de liquidez, y un marco de seguridad jurídica para los inversores gravemente debilitado, la Bolsa de Caracas no constituye, por ahora, una oportunidad de inversión para ser tenida en cuenta.

Loading...