La caída de las reservas en Catalunya alerta al sector turístico español

El sector hotelero ha empezado a notar los efectos de la inestabilidad en Catalunya, con algunas cancelaciones y una creciente caída de las reservas a medida que se caldea el enfrentamiento entre Estado y Generalitat. Mientras desde el Gremi d’Hotels de Barcelona reconocen que se han ralentizado las reservas para las próximas semanas, cadenas como Meliá y B&B Hotels detectan anulaciones de reservas y caída de la demanda.

El vicepresidente de Hoteles Meliá, Alfonso del Poyo, aseguró ayer en un foro celebrado en Madrid que en los 11 establecimientos de la cadena en Catalunya –al margen de los dos del Pirineo– se ha detectado ya una “relevante caída de la demanda”. Del Poyo añadió que algunas de las anulaciones han tenido “cierto calado” y ha definido la situación como “preocupante”. El directivo de Meliá reveló, además, que otros empresarios hoteleros le habían comunicado que estaban “detectando el mismo efecto” en sus respectivos ne­gocios, “algunos con caídas bru­tales”.

El director general de Ilunion, José Ángel Preciados, que cuenta con cinco hoteles en Catalunya, avanzó que cuando acabe el conflicto “se va a ver una caída brutal” en el sector. Preciados aseguró que la cadena de hoteles económicos, ha tenido suerte porque en sus hoteles de Barcelona la afluencia de periodistas “compensa una serie de cancelaciones” de grupos y agencias de viajes nacionales. El directivo aseguró que hoteles que estaban completos para las próximas fechas, habían reducido al 20% las reservas “ayer mismo”.

American Airlines recomienda a sus pasajeros no viajar
a Barcelona entre el 3 y el 13 de octubre

Por su parte, el consejero delegado de B&B Hoteles, Jairo González, afirmó que “el turismo se resiente de la tensión en la calle” y que el viajero que “viene a pasarlo bien le da miedo meterse en un follón”. El CEO de B&B Hoteles confirmó que en sus establecimientos “hay anulaciones y enfriamiento de reservas a futuro”, y que desde el pasado domingo “está empezando a haber una dinámica de bola de nieve”. En Barcelona, fuentes del sector reconocen caída de reservas de hasta el 20% en establecimientos hoteleros de gama alta, el segmento más sensible a la inestabilidad. Y otras fuentes consultadas prevén que el impacto en las reservas para los próximos meses sea mayor que el que tuvieron los atentados del mes de agosto. Esta misma semana, el Ayuntamiento de Barcelona hizo pública la primera valoración de los efectos del ataque de la Rambla, con un pico del 20% de cancelaciones en los tres primeros días y una caída de reservas de entre el 5% y 10% para volver al ritmo normal al cabo de cuatro semanas.

En el sector de apartamentos turísticos, con la mayoría de clientes internacionales, las empresas reconocen caídas hasta del 40% de las reservas para las próximas semanas. Hoy mismo, la patronal Apartur captará datos reales a través de una encuesta con sus asociados tras el aluvión de cancelaciones.

Por su parte, la asociación empresarial Mesa del Turismo, alerta de las “gravísimas consecuencias” de los hechos de los últimos días para la actividad turística, tanto en Catalunya como en el conjunto de España. Según la asociación, la “inestabilidad social” y las frecuentes movilizaciones amplificadas por las redes sociales, “traslada a los potenciales viajeros una imagen de inseguridad” de la que ya alertan los ministerios de Asuntos Exteriores, como el británico.

El diario valenciano Levante recogía en su edición de ayer que el crucero alemán Mein Schiff 3, de Intercruises, cambió la escala de Barcelona por Valencia el pasado martes y hará lo propio el próximo 12 de octubre. Asimismo, la compañía American Airlines, que opera vuelos entre El Prat y Miami, Nueva York y Filadelfia, advierte a sus pasajeros que es conveniente modificar reservas entre el 3 y el 13 de octubre ante la previsión de problemas derivados de las tensiones políticas, “que han causado movilizaciones multitudinarias y pueden desembocar en una declaración unilateral de indepen­dencia”.

Turisme no detecta inquietud fuera

El director general de Turisme, Octavi Bono, ha negado que se haya detectado cualquier tipo “de inquietud” en las doce oficinas que tiene el Govern de la Generalitaten el extranjero a raíz del referéndum del 1-O y la represión policial que se vivió durante la jornada. En declaraciones a la prensa, Bono descartó ayer ninguna afectación en la demanda, los prescriptores o los medios de comunicación exteriores relacionados con el turismo en Catalunya. “Hasta agosto, el nivel de actividad crece por encima del 9% en personas y todavía más en ingresos. No podemos valorar una información que no tenemos. Hasta la fecha no ha habido preocupación en el sector”, sentenció Bono. “Estos días, las 12 oficinas de Turismeen el extranjero no han detectado inquietud ni de la demanda ni de los prescriptores ni de los medios de comunicación”, añadió. El director general de Turisme corrobora que “los colectivos empresariales relacionados con el turismo no han tenido contacto últimamente con el Govern para hacer una evaluación de los hechos del 1-O”. Sin embargo, Bono ha recordado que los atentados de Barcelona y Cambrils provocaron una moderación de la actividad turística, pero que se ha diluido durante las semanas siguientes. “La actividad se ha desarrollado después con absoluta normalidad”. Igualmente, las reservas en vuelos bajaron del 10% al 7% tras los atentados, pero se han recuperado después. Bono, que participó ayer en la presentación del Observatorio del Turismo Rural, destacó que la internacionalización y la competencia de los alojamientos de la economía colaborativa son actualmente los principales retos para el sector del turismo rural en Catalunya.

Loading...