La Cambra de Comerç sale de la Fundació Princesa de Girona

El pleno de la Cambra de Comerç de Girona aprobó este jueves abandonar la Fundació Princesa de Girona (FPdGi) “por dignidad”. La decisión, avalada por Domènec Espadalé, su presidente, se tomó por unanimidad -estaban presentes 33 de los 46 empresarios que acuden al pleno- tras el pleno ordinario mensual. El motivo es la no condena del rey Felipe VI de la violencia policial que se vivió en Catalunya el pasado 1 de octubre cuando los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, la Guardia Civil y la Policía Nacional, cargaron contra los ciudadanos que bloqueaban la entrada a los colegios electorales del referéndum de independencia, suspendido por el Tribunal Constitucional.

La salida de la Cambra de Comerç de la FPdGi no tendrá un impacto económico, pues su papel en la institución era solo institucional desde hace unos años, pero sí implica la salida de la entidad de uno de sus artífices e impulsores en 2009.

Desde hace unos años la Cambra ya no hace aportaciones económicas a la Fundació, pero fue una de las entidades impulsoras de la institución

Domènece Espadalé ha explicado que hacía tiempo que “no estaban contentos” y que no se sentían cómodos y el discurso de este martes fue la gota que colmó el vaso. Los empresarios, que en su día avalaron unirse a la FPdGi casi por unanimidad -sólo dos se abstuvieron y hubo un voto en contra-, creen que el discurso no encaja con los valores que propugna la Fundació, entre los cuales destaca el “puente de diálogo”. Lamentan que Felipe VI no haya asumido “un papel de moderador en el conflicto”.

En un comunicado consensuado los empresarios llaman “a no subestimar la herramienta d ela mediación en unos momentos tan complicados y convulsos” y han pedido reflexión a la Corona para que adopte este papel o busque personas que puedan asumirlo. “Hay que abrir de forma inmediata una vía hacia el diálogo, que siempre ha sido una seña de identidad del carácter de los gerundenses y los catalanes”.

Loading...