La Cambra rechaza el 155 en Catalunya y apela al diálogo político

El presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona, Miquel Valls, ha rechazado aplicar el artículo 155 de la Constitución en Catalunya y una declaración unilateral de independencia. Valls cree que “aún hay tiempo para solucionar” el conflicto catalán, al tiempo que afirma que los políticos son los “únicos responsables de esta situación y lo pagarán delante de la historia”.

El directivo apunta a los políticos porque la situación “la han creado ellos”, lo que ha provocado que “rompan” la recuperación “que se había conseguido en los últimos años. Ha expuesto que hay muchas soluciones “y todas pasan por el diálogo”. Valls ha insistido en apelar a la “responsabilidad de los políticos, que tienen capacidad para tomar decisiones y llegar a acuerdos”.

Desaceleración en el último trimestre

Respecto a la salida de empresas, Valls afirma que “el mal está hecho” y que muchas compañías que han cambiado su sede tras el 1-O no volverán. En este sentido, la entidad ha revisado a la baja su previsión de crecimiento de la economía catalana. Pese a que mantiene el crecimiento para 2017 en el 3,1%, aunque cree que habrá un frenazo en el último trimestre, el aumento de 2018 se corrige del 2,7% al 2,5%.

“La economía arrastra una fuerte inercia positiva que explica el mantenimiento de la previsión interanual, pero el descenso en la tasa intertrimestral puede marcar un punto de inflexión de cara al futuro”, siguió Valls. En concreto, el PIB pasará de crecer un 0,8% en el tercer trimestre a hacerlo un 0,5% en el cuarto.

Caída de la confianza y el consumo

Valls ha advertido que la economía catalana ya mostró señales de desaceleración durante el tercer trimestre de 2017, debido al “agotamiento” de los llamados vientos de cola que han favorecido el crecimiento en los últimos trimestres –como los bajos tipos de interés o el precio del petróleo- y “sobre todo de la incertidumbre que en estos momentos vive la economía catalana debido a la situación política”.

“La desaceleración de la economía es anterior al 1-O y ya se dejó entrever en la disminución del consumo durante el tercer trimestre”, afirmó el presidente de la Cambra. Sin embargo, Valls ha admitido que “empresarios del comercio representados en la Cambra han advertido de una bajada del consumo en las últimas semanas, especialmente en los ejes comerciales más céntricas de Barcelona”.

El informe de coyuntura de la Cambra muestra también que se modera el indicador de confianza empresarial de cara al cuarto trimestre de 2017, en una intensidad mayor en Catalunya que en el resto del Estado. El estudio apunta que la desaceleración se extiende a otros ámbitos de la economía catalana, como el consumo privado, la inversión extranjera o el turismo, afectado también por el Brexit y la recuperación de otros mercados turísticos competidores.

Loading...