La deducción fiscal de los planes de pensiones premia a las rentas altas

Si un contribuyente con una renta anual de unos 12.000 euros aporta 1.000 euros a un plan de pensiones, Hacienda le devolverá unos 190 euros en mayo. Pero si el que hace esa misma aportación de 1.000 euros cuenta con una renta de 80.000, Hacienda le devolverá alrededor de 450 euros, más del doble que al contribuyente con ingresos más bajos.

Son cálculos de Gestha, el sindicato de los Técnicos de Hacienda. Las estadísticas de la Agencia Tributaria que manejan los técnicos muestran que más de la mitad de los contribuyentes con más de 60.000 euros de ingresos anuales realizaron aportaciones a planes de pensiones, pero en cambio en las rentas de entre 12.000 y 21.000 euros apenas lo hizo un 12%.

Antonio Paredes, experto tributario de Gestha, dice que “con ingresos superiores a 60.000 euros todo lo que se cobra de más se tributa al marginal más alto. Por lo tanto la desgravación por parte de Hacienda para los planes de pensiones es también la mayor de entre el 43% y el 48% según las comunidades”. Paredes añade que es un producto menos atractivo para las rentas bajas porque “su rentabilidad financiera no es muy alta y su rentabilidad fiscal es menor”.

APORTACIONES A LOS PLANES DE PENSIONES
APORTACIONES A LOS PLANES DE PENSIONES (Josep Ramos)

Sobre la rentabilidad financiera de los planes de pensiones, el profesor del Iese, Pablo Fernández, analiza desde hace años el comportamiento de esos productos. Según su último informe, entre el 2001 y el 2016 la rentabilidad media anual del Ibex fue del 5,24% y la de los bonos del Estado a 15 años fue del 5,27% mientras que la de los fondos de pensiones se quedó en el 2,03%. Fernández, que asegura no disponer de plan de pensiones, añade que sólo tres de los 335 fondos analizados superaron al Ibex 35 y a los bonos en rentabilidad. Por el contrario, sostiene que 6 fondos tuvieron pérdidas.

En el estudio no se tiene en cuenta la principal característica del producto que es la desgravación o deducción fiscal. José Luis Manrique, director de estudios y estadísticas de la asociación Inverco, calcula que para un contribuyente que pague un marginal de renta de un 30% y aporte 1.000 euros, en cuatro años si reinvierte lo que Hacienda le devuelve tendrá en su plan 1.523 aunque el fondo no consiga rentabilidad alguna. Obviamente, cuando rescate el plan deberá tributar por la cantidad que reciba.

La aportación al plan de pensiones es la forma más sencilla para llevar a cabo una planificación fiscal de cara a la declaración de la renta que deba presentarse el año próximo. A la hora de escoger el plan, José Luis Manrique, de Inverco, explica que es bueno elegir un gestor de confianza que asesore al cliente. Otra de las opciones es la de buscar las bonificaciones que ofrecen las diferentes gestoras para realizar las aportaciones. Como ahora es la campaña más fuerte para captar dinero para los planes de pensiones, algunas gestoras ofrecen un porcentaje en efectivo de las aportaciones o de los traspasos de planes de pensiones desde otras entidades.

Este año, las gestoras de planes utilizan –como ya hicieron en los últimos años– el cambio legislativo que a partir del 2025 permite que las aportaciones a planes de pensiones con más de 10 años de antigüedad pueden rescatarse. Antes, sólo era posible si el partícipe se encontraba en una situación de paro prolongado o estaba efectivamente jubilado.

Manrique cree que es una medida que puede facilitar la comercialización del producto especialmente entre los jóvenes, pero avisa que puede tener un impacto negativo a medio plazo. “Tenemos la experiencia de Gran Bretaña donde este hecho se dio en el 2015. Lo que se sabe es que allí el 60% de los planes de pensiones se rescataron y han ido a para al sector inmobiliario”, reflexiona el director de estudios de Inverco, Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones.

Loading...