¿La economía catalana lo resiste todo?

Media docena de destacados economistas del Col·legi d’Economistes de Catalunya y su decano, Joan B.Casas, sostienen que la estructura económica de Catalunya es “robusta” y que sus fortalezas le deben permitir superar “cualquier coyuntura puntualmente adversa”.

Esta reflexión aparece reflejada en un escrito conjunto que han hecho público este martes y que firman los colegiados de mérito Salvador Alemany Mas, Carles A. Gasòliba, Joan Hortalà, Guillem López Casasnovas, Andreu Mas-Colell y Antoni Serra Ramoneda, así como el decano del Colegio, Joan B.Casas.

“Economía sólida” y “estructura robusta”

Bajo el título “Catalunya, una economía sólida”, el documento señala que es “notorio” que los recientes acontecimientos políticos “han podido erosionar las perspectivas de nuestra economía en la incipiente salida de la crisis”, pero destaca que la comunidad mantiene una “estructura robusta” con indicadores positivos en ámbitos como las inversiones, la producción o las exportaciones.

En este punto, los firmantes defienden que “el resultado de esta evolución no desaparece fácilmente y nos debe permitir superar cualquier coyuntura que sea puntualmente adversa”.

“El análisis circunstancial de un momento determinado se debe contextualizar teniendo presente las bases estructurales que han caracterizado el dinamismo socioeconómico de Catalunya al largo del tiempo”, sostienen.

Capacidad de afrontar ‘shocks’

En esta línea, recuerdan que “todas las sociedades atraviesan a lo largo de su historia momentos de incertidumbre” y que “lo que las diferencia es la capacidad de afrontarlos y los activos acumulados que permiten una estructura económica sólida apta para asumir ‘shocks’ puntuales”,

Como fortalezas de la economía catalana, los economistas enumeran su fuerte componente industrial y exportador, sus infraestructuras y sus pymes, así como la confianza que genera en los inversores internacionales.

El documento hace referencia así al crecimiento mantenido del PIB en los últimos años y la previsión de un 3,2% para el 2017, el dinamismo del consumo privado, la fortaleza del turismo y la recuperación del empleo, entre otros factores.

La confianza de los inversores extranjeros, una de las claves

Y todo ello, según señalan, en un contexto de “financiación e inversión pública reducidos por debajo de lo que correspondería por el nivel de la economía catalana”.

Algunos de los economistas que firman el escrito han desempeñado responsabilidades políticas en el entorno de CDC, como Carles Gasòliba (que fue diputado en el Congreso, senador y eurodiputado); Andreu Mas-Colell, que fue conseller de Economía de CiU; y Joan Hortalà, que fue conseller en un gobierno de Jordi Pujol.

Loading...