La empresa catalana presenta una queja al Síndic por el sobrecoste que paga en su factura eléctrica

La patronal Cecot y agrupaciones sectoriales del metal (FEM), la madera y la alimentación catalana (CEDAC) han presentado este viernes una queja al Síndic de Greuges para que medie y se termine con la “discriminación” y el “agravio” que enfrentan 3.277 medianas y grandes empresas de Catalunya que pagan más por su electricidad que sus pares españoles, con un sobrecoste de 200 millones de euros anuales.

Tal y como ha explicado Antoni Abad, presidente de Cecot, los diversos acuerdos en materia energética entre Gobierno y PNV –el último de ellos en el marco de la aprobación de los Presupuestos de 2017- han dado una ventaja competitiva a otras autonomías, sobre todo a la industria vasca, al rebajarse las tarifas de los tramos en los que operan sus empresas. En sí, el problema radica en que en el pacto se reducen costes a las redes de tensión de 30kv a 36kv, donde están las compañías vascas, pero se deja fuera a las de 25kv, en las que operan muchas empresas catalanas. Y eso pese a que las redes son exactamente iguales y tienen el mismo coste de mantenimiento, por lo que no ven lógica en la “discriminación”.

Antoni Abad, presidente de Cecot

Este acuerdo supone una discriminación para un conjunto importante de empresas del Estado, especialmente de Catalunya”

Así, en el cambio no sale ganando Catalunya, pero sí empresas de Andalucía, Navarra, Castilla y León, Cantabria y Asturias, que también operan entre 30kv y 36kv. “Este acuerdo –entre PP y PNV- supone una discriminación para un conjunto importante de empresas del Estado, especialmente de Catalunya”, dijo Abad, aclarando que el 75% del agravio es a compañías catalanas, sobre un total de 5.800 empresas a nivel español. “Pagarán un sobrecoste muy importante en su tarifa de compra eléctrica”, sentenció. “Es una afectación a la economía, la competitividad, la justicia y la equidad”, resumió Rafael Ribó, Síndic de Greuges.

Carlos Garriga, presidente de la Federació Empresarial del Metall (FEM), apuntó a cómo la legislación carece de lógica. “Desde el Gobierno se reivindica mucho la unidad de mercado, pero el pacto va justo en la dirección contraria”, planteando una segmentación tarifaria. “No hay ninguna razón técnica para que se den tarifas diferentes”, siguió. Es algo en lo que hubo coincidencia: se habla de criterios puramente políticos –sacar adelante los Presupuestos- carentes de base técnica y económica. Para Abad, el tramo en el que se ve afectada Catalunya “tendría que haber bajado y equilibrarse”.

No se han sumado a la causa otras autonomías con empresas afectadas

La empresa catalana se ha quedado sola en la lucha. No se han sumado a la causa otras autonomías con empresas afectadas y tampoco se ha recibido respuesta alguna a una carta enviada al Gobierno tras hacerse público el acuerdo con el PNV. Desde el Síndic se ha garantizado el “estudio a fondo” de la queja y se llevará la misma al Govern de la Generalitat, al Gobierno de España y a la Defensora del Pueblo a nivel nacional y europeo.

En este sentido, el de dotar de fuerza continental al reclamo, en dos semanas el Síndic se reunirá con NEON, la red de defensores europeos de la energía, para trasladar la queja. Con ello se buscará “hacer frente a un desequilibrio” que se ve como “inadmisible”, según Ribó.

Loading...