La estiba de Barcelona cierra el primer convenio de España tras la reforma del sector

Barcelona se ha convertido en el primer puerto español en aprobar un convenio tras la convalidación en el Congreso del real decreto-ley de reforma de la estiba portuaria, en mayo del año pasado.

Para la firma de este convenio sólo queda su ratificación por parte de la asamblea de estibadores de estas instalaciones y el visto bueno del equipo jurídico de la Asociación de Empresas Estibadoras Portuarias del Puerto de Barcelona, según ha informado hoy la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM).

Buena recepción en el Puerto

El convenio del puerto catalán se adapta a lo que expone la nueva ley con respecto a las operativas con coches, que pasan a ser tratadas como manipulación de mercancía y no como servicios comerciales, e incorpora el Grupo 0, grupo profesional por el que se accede al trabajo de la estiba. Este personal está en formación continua y se encarga de las tareas de menor especialización y de las labores complementarias.

El presidente del Puerto de Barcelona, Sixte Cambra, ha calificado de “muy positivo” el convenio y ha subrayado que garantiza la continuidad de toda la ocupación del sector en el recinto. Cambra también ha señalado la importancia del acuerdo para preservar la competitividad de la estiba en el puerto y para reforzar la estabilidad laboral y social después de “un 2017 complicado por el proceso legislativo que modificó las condiciones laborales de la estiba”.

Amenazas de movilizaciones

En cualquier caso, la CETM han denunciado el “injustificado” retraso que acumula el Real Decreto que el Gobierno se comprometió a impulsar para desarrollar la reforma del sector aprobada en mayo de 2017, una demora ante la que los trabajadores están sopesando convocar nuevas movilizaciones.

La estiba ha remitido sendas cartas al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y a la titular de Empleo, Fátima Báñez, para trasladar su preocupación por la dilación de este texto legal y la “inestabilidad” que genera.

Pendiente de cerrar el acuerdo

La organización que dirige Antolín Goya recuerda que de la aprobación del Real Decreto depende la articulación de las ayudas que el Ejecutivo se comprometió a dar para las prejubilaciones de estibadores o la conversión de las actuales sociedades de gestión de estibadores (Sagep) en Centros Portuarios de Empleo, las nuevas ETTs que contempla la reforma.

Además, los estibadores y la patronal Anesco están pendiente del desarrollo de la reforma para cerrar el nuevo convenio colectivo a partir del principio de acuerdo que alcanzaron a finales de junio de 2017, el que puso fin a la conflictividad en los puertos que suscitó la reforma del sector que impulsó el Gobierno.

No obstante, el acuerdo que patronal y sindicatos de la estiba alcanzaron en junio de 2017 está actualmente pendiente del expediente sancionador que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) abrió el pasado mes de noviembre al considerar que puede restringir la competencia.

Loading...