La Guardia Civil controlará El Prat si se desbocan las colas

Aena ya tiene a punto el plan B. La Guardia Civil está preparada para asumir el control de los filtros de seguridad del aeropuerto de El Prat si la asamblea de trabajadores de Eulen decide mantener la huelga indefinida convocada a partir del lunes 14 de agosto. En el caso de que las colas fuesen aún más largas de lo que han sido estos días o no estuviese garantizada la seguridad de la instalación, los agentes de la Guardia Civil se pondrían al frente de la situación.

Durante los paros parciales del viernes, domingo y lunes pasados ya se reforzó la plantilla de la Benemérita en el aeropuerto. Su misión fue controlar que en todo momento se cumplía con la normativa de seguridad aérea. El personal de la empresa concesionaria de los filtros de seguridad respetó los servicios mínimos del 90% y el cuerpo policial no tuvo que actuar.

Aena garantiza que las futuras licitaciones incluirán las mejoras acordadas en mediación

El director general de Negocio Regulado de Aena, Javier Marín, recuerda que la gestora aeroportuaria contrata a una empresa privada pero “la actividad está siempre supervisada por la Guardia Civil”. Solo si la cosa fuese a peor durante la huelga indefinida, asumiría la gestión de los controles de seguridad y Marín dejó claro en una entrevista en esRadio que, en todo caso, “sería una decisión tomada por el ministerio de Interior, no el de Fomento”. Si finalmente se llegase a esta situación, no sería algo extraordinario. Hace más de quince años que el servicio está subcontratado a una empresa privada –antes fueron Vinsa y Prosegur, desde el verano pasado es Eulen– pero durante décadas fue la Guardia Civil quien se encargaba de las tareas de control en el punto por el que han de pasar todos los pasajeros antes de tomar un vuelo.

La intervención de la Guardia Civil ordenada por el Gobierno contaría con el apoyo de la Generalitat a tenor de las declaraciones efectuadas por el portavoz del Govern, Jordi Turull, y el conseller de Territori, Josep Rull. Ambos solicitaron la semana pasada la implicación de la Guardia Civil en la resolución de las colas. “Harían más trabajo en el aeropuerto, al servicio de los ciudadanos, que buscando urnas”, apuntaban desde el ejecutivo catalán.

El comité apuesta por tumbar el acuerdo pero existen divergencias entre el personal

Este extremo podría acercarse o quedar totalmente descartado hoy mismo, en función de lo que decidan los trabajadores en la asamblea a la que están convocados. El comité de huelga trasladará a la plantilla la propuesta elaborada por la mediación de la Generalitat. La oferta, ya aceptada por la empresa, contempla contrataciones para garantizar que haya cinco trabajadores en cada filtro de seguridad y un incremento salarial de 200 euros de media. Los miembros del comité de huelga consideran la oferta “insuficiente” ya que reclamaban una subida de 350 euros. Con todo, hay

divergencia de opinión entre el personal que trabaja en El Prat. Dependerá de si a la asamblea asisten únicamente los más fieles al comité de huelga o una amplia representación de los algo más de 350 trabajadores que conforman la plantilla de Eulen en el aeropuerto. De estos, 40 están de baja médica, la mayoría de ellos desde hace semanas, en su gran mayoría debido al estrés al que están sometidos.

Aena cumplió con su palabra y envió ayer por escrito el compromiso de que garantizará las condiciones pactadas con los trabajadores en las futuras licitaciones de seguridad si aceptan el acuerdo. Por su parte, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, volvió a instar a empresa y trabajadores a resolver la situación de una vez por todas. El titular de Fomento considera razonable la propuesta realizada por la mediación de la Generalitat y “confía en la buena voluntad de todos los implicados para cerrar el conflicto de manera inminente”.

Loading...