La huelga de 48 horas de la estiba para los puertos de toda España

Los puertos españoles viven desde las ocho de la mañana de este miércoles una huelga de 48 horas de los estibadores. El paro durará hasta la mañana del viernes 16, de manera ininterrumpida. Se trata del mayor desafío de los trabajadores a la patronal desde el inicio del conflicto tras la reforma del sector.

Se prevé que la afectación sea muy superior a la de las tres jornadas de huelga anteriores, en las que se paró en horas alternas. Estos paros no lograron paralizar totalmente los puertos, dado que sólo afectaban a las horas impares y se cumplieron estrictamente los servicios mínimos. Ahora no se pasará de los servicios mínimos en todo el día –el 100% para mercancías perecederas o peligrosas y para abastecer a las islas, Ceuta y Melilla-.

El conflicto se enquista

El paro está convocado por los sindicatos de la estiba (Coordinadora de Trabajadores del Mar, CC.OO., UGT, CIG y CGT) ante la falta de acuerdo con la patronal Anesco en la negociación abierta para pactar un nuevo convenio tras la reciente reforma del sector aprobada por el Gobierno.

La huelga podría suponer un factor de presión en la negociación entre los sindicatos y las empresas de estiba, que además tienen convocada una asamblea para este viernes con el fin de analizar precisamente la marcha de la negociación colectiva.

La reivindicación de los sindicatos de que, tras la reforma del sector, se garantice el mantenimiento del empleo para todo el colectivo de estibadores sigue constituyen el principal escollo del conflicto, que se prolonga ya cuatro meses.

La patronal quiere negociar puerto a puerto

La patronal se aviene a este compromiso, pero si previamente se realiza un ajuste en el colectivo de estibadores mediante prejubilaciones anticipadas y se pactan “puerto por puerto” medidas que mejoren la operativa de la estiba.

Los sindicatos piden también participar en la formación de los futuros estibadores y que las empresas se comprometan a participar en los centros portuarios de empleo (CPE), las ETT’s en que se convertirán las sagep, firmas de las que hasta ahora dependían los estibadores.

De su lado, Anesco reclama su derecho “ostentar la dirección, control, organización y libre contratación de sus trabajadores, según ocurre en el resto de sectores económicos”.

Los costes del paro

Hasta ahora, las pérdidas por las huelgas son de 36 millones de euros, según cálculos del Ministerio de Fomento. A ello se suma el desvío de tráfico a terceros países, como Marruecos, ante la paralización de la actividad en algunos puertos nacionales.

El paro afecta a un sector clave de la economía, el de la carga y descarga de los barcos en los puertos, las instalaciones por las que cada año pasan el 86% de los productos que entran en el país y el 60% de los que se exportan, en total, mercancías valoradas en unos 350.000 millones.

Loading...