La huelga de estibadores pierde fuerza tras los primeros acuerdos

Los puertos españoles afrontan este miércoles una nueva jornada de paros parciales, si bien en esta ocasión serán además selectivos, dado que los estibadores sólo los secundarán en las terminales de las empresas que no se avengan a alcanzar un acuerdo unilateral con los sindicatos del gremio.

El paro tendrá así un menor seguimiento e incidencia en la actividad portuaria en comparación con los realizados las dos últimas semanas y este pasado lunes, que tuvieron una adhesión de casi el 100% y un coste económico de unos 150 millones de euros según el Ministerio de Fomento.

Los sindicatos de estibadores han dado de lado a la patronal para emprender negociaciones unilaterales

Los paros selectivos son consecuencia del nuevo giro que ha dado el conflicto de la estiba, después de que los sindicatos del sector (Coordinadora de Trabajadores del Mar, UGT, CC.OO. CIG y CGT) hayan dado de lado a la patronal Anesco, con la que hasta ahora venían negociando el nuevo convenio tras la reforma del sector aprobada por el Gobierno, y hayan emprendido negociaciones unilaterales, empresa por empresa, con los paros como moneda de cambio.

De esta forma, los estibadores se comprometen a no secundar el calendario de paros aún convocado en los puertos en las terminales de aquellas compañías con las que vayan cerrando acuerdos. Según los sindicatos, ya se ha pactado con algunas grandes como Maersk, que opera en Algeciras, el mayor puerto del país, las cuatro de Barcelona (Best-Huchitson, Setram, Coma i Riba y Sammer), TTIA, MSC y Transmediterranea.

La segunda fase de los sindicatos pasa por que todas las empresas que acepten sus propuestas se asocien, en el marco o al margen de Anesco

En el comunicado conjunto emitido por los sindicatos, reconocen que mantienen los paros como “medida de presión”, una medida que “no tiene sentido mantener a las compañías que están comprometidas y abiertas al diálogo y la negociación”, aseguran. “Ejercer el derecho a la huelga no es más que el último recurso que tienen los trabajadores una vez agotadas todas las vías de negociación”, defienden.

El objetivo último de los sindicatos es que, en una segunda fase, todas las empresas que unilateralmente hayan aceptado su propuesta se asocien, en el marco o al margen de Anesco, para concretar con ellas el nuevo convenio colectivo estatal del sector.

Los estibadores del Puerto de Bilbao durante la huelga de la semana pasada Los estibadores del Puerto de Bilbao durante la huelga de la semana pasada (Miguel Toña / EFE)

Esta nueva estrategia sindical deja en vía muerta la propuesta planteada en la mañana de este martes por la patronal Anesco, que ni siquiera ha sido tenida en consideración por los sindicatos.

La propuesta que los trabajadores están formulando unilateralmente a cada empresa coincide con la de la patronal en que recoge el compromiso de las empresas a subrogar a los estibadores y el de estos trabajadores a bajarse un 10% el sueldo y pactar medidas para mejorar la competitividad de los puertos.

No obstante, los sindicatos persisten en reclamar que las empresas participen en los centros portuarios de empleo (CPE), las ETT’s en las que se pueden convertir la sagep, las firmas de las que hasta ahora dependen, y que puedan tomar parte en el proceso de selección de los nuevos estibadores.

Según los sindicatos, han sido las empresas las que se han desmarcado de la postura oficial de Anesco

”La propuesta que los empresarios han tardado meses en redactar no recoge la garantía total del empleo, dado que la vincula a la negociación por puertos”, señalaron los sindicatos sobre su rechazo a la propuesta empresarial.

En el comunicado oficial enviado por los sindicatos del gremio apuntan a que han sido las empresas las que se han desmarcado de la postura oficial de Anesco y han ofrecido a los sindicatos una propuesta, si bien la iniciativa ha surgido de la representación social.

Loading...