La tormenta perfecta que quita a Tesla el título de marca más valiosa en bolsa

Tesla ha cedido este jueves el trono de la marca de coches más valiosa de Estados Unidos. Las recientes decepciones con los pedidos y la producción han llevado a los inversores a tomarse un respiro con las acciones, que muchos criticaban por sobrevaloradas.

A la compañía fundada por Elon Musk, que se ve superada por General Motors, el trono le ha durado tres meses. La pérdida no quita que las acciones se hayan disparado un 50% desde el arranque del año, creciendo a un ritmo que triplica el de General Motors.

Lejos de buenas cifras

La firma ha vivido la peor semana en los parqués desde principios de 2016. La causa han sido una concatenación de hechos que poco a poco han lastrado. Primero, el lunes Musk tuiteó que Tesla prevé producir 20.000 coches del Model 3 al mes en diciembre, por debajo de estimaciones anteriores. Primera decepción.

Ese mismo día también también se supo que en la primera mitad del año ha entregado 47.100 vehículos, cifra que queda en el rango inferior de la horquilla que manejaba (entre 47.000 y 50.000 entregas). Otro golpe.

Volvo revoluciona su estrategia

A eso se sumó el anuncio de Volvo del miércoles, cuando dijo que a partir de 2019 los nuevos modelos que lance serán eléctricos o híbridos, siendo el primer gran fabricante en dar tal giro. Una nueva amenaza para Tesla, que hasta ahora se erige como referente en los coches de energías alternativas.

Y este jueves llegó el último contratiempo, después de que una entidad de seguridad independiente no diera la mayor calificación al Tesla S en unas pruebas de choque. Según el Insurance Institute for Highway Safety, los cinturones no evitan que los pasajeros se muevan en exceso en una colisión, poniendo su vida en riesgo.

Tesla había corregido el problema respecto a un test anterior, pero el arreglo no parece haber sido suficiente. Desde Tesla, pero, defienden que las pruebas del Gobierno han determinado que sus modelos S y X son “dos de los coches con la menor probabilidad de lesión entre todos los coches que ha testeado”. Lo cierto es que los mercados no perdonan a Musk, que hasta ahora parece vivir un idilio irrompible.

Un comercial atiende a un cliente en una oficina de Tesla en Santa Mónica, California Un comercial atiende a un cliente en una oficina de Tesla en Santa Mónica, California (Robyn Beck / AFP)
Loading...