Las colas en el Aeropuerto de Barcelona se desbordan y superan la hora de espera

Las colas en los controles de seguridad han desbordado la terminal T1 del Aeropuerto de Barcelona-El Prat y han alcanzado la hora de espera poco después de las 10 de la mañana, cuando las filas se han empezado a ramificar por los laterales de la terminal para no salir a la calle.

Algunos de los pasajeros, preocupados por si perdían su vuelo, han empezado a buscar fórmulas para poder reclamar sus billetes, como por ejemplo hacerse fotografías con relojes para demostrar que han llegado con la antelación que recomiendan las aerolíneas.

Los controladores de seguridad piden a la empresaria concesionaria, Eulen, más personal y más formación

Los que ya sabían de las incidencias vividas esta semana, por su parte, han venido con antelaciones de hasta cinco horas para evitar problemas. Esta es la situación más complicada de los tres días de colas en estos controles, que no tienen nada que ver con los controles de pasaportes, y ya son decenas las personas que han perdido sus vuelos por culpa de las colas.

El origen de los problemas es el conflicto laboral entre la empresa concesionaria del servicio, Eulen, y los trabajadores, que dicen que necesitan más personal y más formación para que todos puedan asumir la totalidad de las funciones que hay en los filtros, ya que esto facilitaría los relevos y agilizaría los controles.

Esta mañana, a primera hora, también se han registrado colas de 40 minutos en los controles convencionales y además se ha colapsado el filtro de seguridad que hay en el piso inferior de la terminal, un acceso válido solamente para vuelos nacionales. Trabajadores de Eulen han atribuido la llegada masiva de pasajeros a estos controles a dos factores: la publicidad que se le ha dado recientemente a través de los medios de comunicación y derivaciones desde los filtros convencionales de la planta superior.

Esta nueva jornada complicada, en la que las colas van y vienen según las puntas de pasajeros, llega el día después de que la empresa y la plantilla se reunieran con la mediación de la Generalitat. El encuentro acabó sin acuerdo, y los trabajadores han avisado de que no se volverán a sentar a la mesa sin la presencia de Aena, a la que consideran responsable en última instancia, si bien la compañía ha manifestado su voluntad de permanecer al margen de lo que consideran un conflicto interno de una empresa privada.

Ayer la empresa y los trabajadores se reunieron sin llegar a un acuerdo concreto

Loading...