Las empresas disruptivas piden leyes acordes al siglo XXI para no perder oportunidades

La rapidez de los cambios en el mundo empresarial puede coger a traspié a la legislación. Puede que se quede atrás e impida que las nuevas formas de negocio generen empleo y riqueza en los países. Por eso, Facebook, Cabify y Airbnb, referentes de la economía del siglo XXI, pidieron en el marco de la XXXIII Reunión del Cercle d’Economia unas leyes a la medida de los tiempos que corren, iguales para todos los competidores y que recojan el potencial del digital.

En una mesa redonda moderada por Marta Plana, al frente de Digital Origin, Presidenta Foro Fintech y Vocal del Cercle, dejaron clara su voluntad de contribuir al crecimiento de los países sin operar al margen de la ley. “Gran parte de nuestras normas están hechas para proteger al establishment”, planteó Juan de Antonio, fundador y CEO de Cabify. Afirma que no tener un marco legal actualizado supondrá pérdidas. “Si no permitimos que las empresas locales se creen y crezcan, aparecerán en otro lugar. Perderemos los conocimientos y la experiencia y al final la disrupción vendrá de fuera”. Ese aspecto es determinante: surgirán tarde o temprano, por lo que hay que hacer lo posible para que surjan en España si es posible.

Las compañías de la nueva economía dejaron clara su voluntad de contribuir al crecimiento de los países sin operar al margen de la ley

Jeroen Merchiers, Director General de Airbnb para Europa, intentó desmentir los tópicos de que se actúa al margen de la ley y sin pagar impuestos. Incluso cree que han aflorado economía sumergida que antes estaba oculta.

En este sentido, De Antonio cree que “hemos comunicado fatal el mensaje de cómo pagamos nuestros impuestos”, y asegura que incluso “pagamos más impuestos y generamos más empleo que otras compañías” de su sector. Es más, cree que el problema no viene dado tanto por las empresas disruptivas sino por una ley pensada para otra época. Lo lanzó ante una pregunta sobre por qué tienen sede en Delawere, considerado paraíso fiscal. Respondió que allí es donde están los inversores y que “a lo mejor la solución pasa por cambiar las leyes societarias para tener los suficientes incentivos”. “No habríamos sobrevivido si nos quedábamos en España”, remachó.

“Hemos comunicado fatal el mensaje de cómo pagamos nuestros impuestos, pagamos más y generamos más empleo que otras compañías”

Juan de Antonio

Fundador y CEO de Cabify

Merchiers se mostró en una línea similar, afirmando que respecto a la nueva economía “la normativa debería aprender de ello, no al revés”. Desde Facebook el mensaje no es diferente. Chris Kim, Director and Associate General Counsel hasta 2016, plasmó en cifras el gran potencial de la plataforma. La utilizan 2.000 millones de personas, con otros 1.200 millones de usuarios en Whatsapp, que está bajo su paraguas. Una ventana para que las empresas “lleguen a todo el mundo”, lo que finalmente “genera más empleo”. Perder esa oportunidad por una legislación anacrónica resultará caro.

Loading...