Las firmas catalanas del Ibex pierden 2.000 millones en bolsa desde el 1-O

Las siete firmas catalanas que forman parte del Ibex 35 han perdido 1.944 millones de valor en bolsa en lo que va de octubre, coincidiendo con el último tramo del proceso secesionista que culminó el pasado viernes con la proclamación de la independencia y las medidas del Gobierno para aplicar el artículo 155 de la Constitución. El 29 de septiembre, el viernes anterior al referéndum ilegal del 1-O, el valor conjunto de CaixaBank, Gas Natural, Abertis, Grifols, Banc Sabadell, Cellnex y Colonial ascendía a 94.381 millones de euros.

Sin llegar nunca a nada parecido al pánico, el mes empezó con una cierta volatilidad en la bolsa, que se prolongó, con los lógicos altibajos, durante las cuatro semanas siguientes. La incertidumbre ante lo que podía ocurrir, las dudas de los inversores internacionales y de los clientes o, en algunos casos, la prudencia o el miedo de los gestores, llevó a que todas las compañías catalanas del Ibex excepto Grifols trasladaran su sede fuera de Catalunya.

Las cuatro primeras semanas de octubre han sido muy positivas en las bolsas europeas

Aunque no se pueda demostrar, los analistas creen que ese movimiento ha ayudado a disminuir las pérdidas de las compañías cotizadas en bolsa, aunque no por completo. El pasado viernes 27, el día en el que un Parlament semivacío votó a favor del nacimiento de una república quimérica, las siete empresas catalanas del Ibex habían reducido su valor hasta los 92.437 millones, un 2% por debajo –los citados 1.944 millones menos– que antes de que empezara el mes.

El retroceso hubiera sido superior de no ser por la excelente evolución en bolsa de Abertis y su filial Cellnex, gracias a la guerra de ofertas por adquirir la primera, pretendida por Atlantia y ACS. Las dos firmas se han revalorizado un 10,5% y un 7,6%, respectivamente, en las cuatro primeras semanas de octubre y ahora valen 2.115 millones más que a finales de septiembre. Sin contar a estas dos empresas –que están viviendo una circunstancia excepcional–, las restantes cinco cotizadas catalanas del Ibex se han dejado 4.067 millones desde el 1-O, el equivalente a un 5,6% de su capitalización.

La vuelta al statu quo por la aplicación del artículo 155 podría impulsa al Ibex 35

Este comportamiento tan negativo contrasta con la evolución del Ibex y, sobre todo, de las principales bolsas europeas. El selectivo español –incluyendo a las empresas catalanas– ha caído un 1,8% en el último mes, un periodo en el que sólo Milán, con un inapreciable descenso del 0,1%, está en terreno negativo. Las dos mayores economías continentales, Francia y Alemania, tienen a sus bolsas disparadas. La de París acumula un 3,1% de ganancia desde el 2 de octubre, prácticamente lo mismo que la de Frankfurt, que sube un 3%. Las dificultades en las negociaciones del Brexit no han impedido –al contrario– que el principal índice de la Bolsa de Londres refleje un alza del 1,8% en el periodo, dos décimas más que el Eurostoxx, la cesta con los principales valores de Europa, con un 1,6% de mejora.

En teoría, la ausencia de reconocimiento internacional para la república catalana y la recuperación del statu quo debería devolver la normalidad a los mercados y propiciar una recuperación de las cotizaciones de las empresas catalanas en las próximas semanas. Aunque esto último ya se verá. El Ibex 35 está en pleno proceso de digestión de los primeros resultados trimestrales presentados, y es también muy reciente el anuncio del Banco Central Europeo (BCE) sobre la extensión del programa de compra de deuda, que culminaba en diciembre, hasta septiembre del 2018. Ambos factores deberían ayudar a recuperar el pulso perdido frente a Europa, pero los inversores estarán muy atentos a los movimientos del PDECat, ERC, las entidades soberanistas y la calle para descartar (o no) nuevos episodios de volatilidad en los mercados. Las dudas no han desaparecido del todo.

Semana clave en Catalunya a la espera de la Fed

La semana que empieza hoy marcará probablemente el tono del último trimestre en bolsa. Por un lado, hoy y mañana debería concretarse el escenario político en Catalunya por lo que respecta a las fuerzas soberanistas que contaban con la mayoría del Parlament que fue disuelto el pasado viernes. Si acatan esta realidad, deberán definir sus estrategias para concurrir a las elecciones autonómicas del 21 de diciembre. En caso contrario, los posibles escenarios alternativos de la llamada “resistencia” podrían traducirse en tensiones en los mercados de renta fija y también en la bolsa. El pasado viernes, los inversores parecieron apostar por una relativa tregua política. Si se confirma, nada debería impedir que el Ibex se beneficiara del viento de cola del BCE, que acaba de prolongar nueve meses más –hasta septiembre del 2018– su programa de compra de bonos soberanos y corporativos y ha dejado claro que la primera subida de los tipos de interés no se producirá hasta bien entrado el año 2019.

Pasado Halloween, el martes, llegará el día de Todos los Santos, una fecha marcada en rojo en el calendario de los operadores bursátiles. La Reserva Federal concluirá el 1 de diciembre su penúltima cita del año para el comité de mercado abierto. Janet Yellen, su presidenta, cree que hay margen para una nueva subida de tipos –actualmente, entre el 1% y el 1,25%– antes de Fin de Año, pero es muy improbable que actúe en noviembre. Si no lo hace, Wall Street podría seguir pulverizando récords…

Loading...