Las horas decisivas que sentenciaron a muerte al Banco Popular

La situación agónica del Banco Popular, que había perdido el 50% de su valor en la última semana, se resolvió a primera hora del miércoles con el anuncio de compra por parte del Banco Santander por un euro, con el fin de preservar la estabilidad financiera. Se trataba de una operación resuelta en 17 horas que ponía fin a los 91 años de trayectoria de la entidad.

Las sucursales del Popular cerraron el martes con la liquidez extraordinaria que había puesto a su disposición el Banco Central Europeo (BCE) agotada. La terminó en tan solo dos días, a causa de la fuga masiva de depósitos de sus clientes. El ya expresidente de la entidad, Emilio Saracho, había negado en los días previos esas fugas.

Popular cerraba el martes con la liquidez agotada, lo que hacía imposible que las sucursales pudieran abrir al día siguiente

La situación hacía imposible que las oficinas del banco pudieran abrir sus puertas al día siguiente para atender a clientes y acreedores. Había que tomar una decisión rápida y a las 15:00 horas el Popular comunicaba al Banco de España y al BCE que ya no tenía dinero.

Desde Europa se decretaba que el Popular era “insolvente” o “probablemente sería insolvente” en el futuro, de modo que se debía iniciar la su liquidación. La Junta Única de Resolución (JUR) y el Fondo de Reordenación Ordenada Bancaria (FROB) contactaron con los responsables de las tres entidades interesadas hasta el momento para que presentaran sus ofertas: Ana Patricia Botín (Santander), Francisco González (BBVA) y José Ignacio Goirigolzarri (Bankia).

La JUR se decidió por el banco de Botín para “preservar la estabilidad financiera”

Con las ofertas de Santander y BBVA sobre la mesa para afrontar los activos y pasivos de Popular, la JUR se decidió por el banco de Botín, con el fin de “preservar la estabilidad financiera”. La decisión se tomó sobre las 4:30 de la madrugada del martes al miércoles, momento en que se dio parte a la Comisión Europea, que aprobó la decisión al instante.

El siguiente paso fue comunicar al FROB la venta y transferencia de las acciones al Santander. Finalmente, a las 7:51 de la mañana, la JUR emitía un comunicado de prensa en el que confirmaba la adquisición de Popular por parte del Banco Santander, que suponía un varapalo para las accionistas del primero, que veían cómo su dinero se perdía.

Loading...