Las plataformas de alquiler turístico, bajo la lupa de Hacienda

La Agencia Tributaria estrecha el cerco sobre las plataformas de alquiler turístico de apartamentos y casas por días como Airbnb, una de las más conocidas. Según las Novedades informativas 2017 publicadas por la Agencia Tributaria, a partir del mes de julio del año próximo las citadas plataformas deberán rellenar un formulario con una serie de información sobre los clientes que ellos intermedian.

En la información publicada por la Agencia Tributaria se precisa que los que están obligados a presentar el formulario son las “personas y entidades que presten el servicio de intermediación”, y deja claro que “en particular, las personas o entidades constituidas como plataformas colaborativas que intermedien”. En España, las plataformas de este tipo más grandes son Airbnb, HomeAway, Niumba o Windu.

Esta es una medida más de control para que la actividad eco­nómica que se genera por mediación de estos nuevos sistemas de con­tratación basados en las nuevas tecnologías e internet no eluda sus obligaciones tributarias.

Hacienda lleva a cabo el envío masivo de mensajes a contribuyentes de los que se tiene constancia que hayan “realizado anuncios de alquiler de inmuebles en diferentes medios publicitarios, incluyendo internet”

Desde hace años, el Ministerio de Hacienda que dirige Cristóbal Montoro y específicamente la Agencia Tributaria están marcando de cerca a este tipo de empresas que ofrecen servicios de intermediación.

Desde el 2015, Hacienda lleva a cabo el envío masivo de mensajes a contribuyentes de los que se tiene constancia que hayan “realizado anuncios de alquiler de inmuebles en diferentes medios publicitarios, incluyendo internet”. En el citado mensaje se recordaba al contribuyente que “en caso de haber recibido rentas por alquiler deben incluirse en la declaración”. En general, los ingresos percibidos por los alquileres deben declararse en el IRPF y tributar por renta.

En el nuevo impreso –denominado 179– que deberán cumplimentar las plataformas de intermediación debe aparecer la identificación del titular de la vivienda o del que ejerce el derecho por cesión, la identificación del inmueble con especificación de la referencia catastral, el número de días de disfrute de la vivienda con fines turísticos y el importe percibido por las estancias.

Con esa información, obviamente la Agencia Tributaria dispondrá de muchos más datos para poder cruzarlos con otras bases de información y comprobar si lo que declaran los propietarios es lo correcto. Esta nueva medida puede tener también un efecto disuasorio que lleve a los propietarios de apartamentos turísticos a declarar todo lo que perciban para evitar sorpresas en el futuro.

La nueva vuelta de tuerca de Hacienda fue muy bien recibida por la patronal de empresas turísticas. La semana pasada, Exceltur emitió una nota en la que expresó su “satisfacción”. La asociación que agrupa a una veintena de las mayores empresas del sector considera que “se trata de un paso muy importante en la erradicación de la opacidad fiscal y la falta de cumplimiento de la normativa que regula los alojamientos turísticos”.

Exceltur aprovechó el comunicado para recordar un informe elaborado por la patronal en el 2016 que asegura que “el crecimiento descontrolado de las viviendas de uso turístico, amparadas por las nuevas plataformas tecnológicas, es el principal factor determinante de los episodios de crecimiento de la congestión turística”.

Cuando en julio de este año trascendió que Hacienda iba a solicitar datos a las plataformas de internet sobre sus clientes, las empresas se opusieron alegando problemas relacionados con la protección de datos. Las citadas plataformas siempre se han mostrado dispuestas a llevar a cabo algún tipo de colaboración con la Agencia Tributaria para combatir el fraude.

Aunque a algunas de estas plataformas inicialmente se las denominaba colaborativas porque ponían en contacto a arrendadores con inquilinos, ahora es un negocio en toda regla en el que las plataformas cobran elevadas comisiones por su labor de intermediación. Por ejemplo, Airbnb cobra alrededor de un 20% a los propietarios de los pisos y a los inquilinos. Ahora Hacienda quiere controlar mejor parte de ese negocio.

Loading...