Inicio Economía Los carburantes siguen su escalada y baten el récord histórico sin contar...

Los carburantes siguen su escalada y baten el récord histórico sin contar el descuento




El precio del combustible sigue subiendo. Este jueves, la gasolina de 95 vende de media a 1,678 euros el litro, mientras que el gasóleo tiene un precio de 1,711 euros, una vez aplicado el descuento de 20 céntimos por litro de carburante aprobado por el Ejecutivo. A pesar de esta medida, ambos rozan sus valores más altos desde marzo.

Si se excluye el descuento, sus precios alcanzan un récord histórico: la gasolina llega a 1,878 euros de media y el diésel sube a 1,911 euros, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE).

Con estos precios, el gasóleo vuelve a superar por sexta semana consecutiva al de la gasolina y sube un 2,3% con respecto a la semana anterior, mientras que la gasolina es un 2,5% más cara. Ambas suben cuatro céntimos de media esta semana.

Con respecto a 2021, el valor de la gasolina ha ascendido un 39,73%, mientras que en el caso del diésel es un 59,38% más caro, aunque sin tener en cuenta la bonificación.

Aunque este mecanismo supone cierto alivio, algunos consumidores aseguran que "se nota muy poco" y, en su opinión, los precios todavía siguen siendo muy altos. Por ello, buscan las estaciones más económicas para llenar el depósito de sus coches.

A pesar de estos niveles, el precio de la gasolina sin plomo de 95 está en España por debajo de la media de la Unión Europea, de 1,903 euros el litro, y de la zona euro, con 1,978 euros de media. Lo mismo ocurre con el diésel, que se vende en la UE a 1,905 euros (en España, en este caso, lo supera, con 1,911 euros, sin tener en cuenta la rebaja), y de 1,953 euros en la zona euro.

Que el precio sea menor a la media de los países de su entorno se debe a que España, a pesar del IVA y los mayores gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal, en general, que la media comunitaria.

Hay gasolineras "al borde del cierre", según la patronal

La Agrupación Española de Vendedores al por Menor de Carburantes y Combustibles (Aevecar) y la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEEES) han denunciado este jueves que la mayoría de las empresas aún no han cobrado la devolución de la bonificación anticipada en el mes de abril para atender la rebaja de 20 céntimos, lo que las sitúa "al borde del cierre".

En un comunicado, las patronales afirman que a día de hoy no tienen respuesta del Hacienda "sobre cuándo se van a poder cobrar" las cantidades adelantadas por los empresarios del sector. Esto está causando graves daños a las compañías, especialmente a las pequeñas, "que están abocadas al cierre si no cobran de forma inminente".

Según ha explicado este jueves a Efe Jorge De Benito, presidente de la CEEES, "no hay un criterio único para toda España", y señala que mientras que gasolineras de País Vasco, Valencia o Castilla La Mancha han comenzado a cobrar el adelanto, otras como Cantabria "no han visto un euro".

Así, acusan a la Administración de desconocer cuál es el verdadero alcance de la medida, una medida que comparten "por ser beneficiosa para los consumidores", pero que "está resultando muy perjudicial para las gasolineras por su mal diseño y peor ejecución". Esta "mala articulación" es algo que llevan denunciando desde que la medida comenzó a aplicarse.

Por otro lado, Aevecar y CEEES "rechazan rotundamente" las acusaciones hacia los operadores de estar subiendo los precios de manera artificial para quedarse con los 20 céntimos de subvención, y exigen "respeto" para las estaciones que han tenido que pedir créditos para poder adelantar el descuento.

El pasado 20 de abril, las estaciones ya habían agotado el anticipo de Hacienda al haber vendido un 35% más de carburante, según la CEEES. Esto fue impulsado por una Semana Santa en la que se contabilizaron 15,8 millones de viajes, la cifra más alta desde 2008 y un 6% superior a la de 2019, según la DGT.

Más de 40 días con la rebaja del combustible

El Ejecutivo puso en marcha el 1 de abril la rebaja de 20 céntimos por litro de carburante, una medida vigente, en principio, hasta el 30 de junio, y que está dentro del Plan Nacional 'anticrisis' para paliar los daños económicos derivados de la guerra en Ucrania.

La rebaja fue convalidada en el Congreso el pasado 28 de abril y ese día, la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, abrió la puerta a cambiar la bonificación ahora vigente por otra que tenga en cuenta el nivel de renta de los conductores para articular un sistema que beneficie más a las familias con menores ingresos.

Esto lo manifestó en un encuentro organizado por Cadena SER en Sevilla. No obstante, está aún por determinar.

Pero, de momento, se extiende a todos los conductores y estos ven reflejada la bonificación en el ticket en el momento del pago. A pesar de que supone cierto alivio para su bolsillo, algunos explicaban a TVE a comienzos de mayo que "ha amortiguado la subida, pero los precios siguen estando muy altos".

Otros clientes, además, matizaban a TVE que "hace un mes sí se notaba, pero ahora parece que paulatinamente lo están volviendo a subir", refiriéndose así a que han notado que las gasolineras han estado subiendo los precios mientras se aplicaba la rebaja.

Un mes con descuento en el carburante para reducir el impacto de la subida de precios

El encarecimiento de la gasolina y el diésel afecta de forma directa a la economía doméstica. En esta línea, Facua-Consumidores en Acción denunció el 6 de abril a más de 200 estaciones por subir los precios al menos cinco céntimos desde el mismo día en que comenzó la rebaja. Esta denuncia la llevó el 13 de abril a las autoridades autonómicas de protección al consumidor, con competencias sancionadoras.

La ministra Ribera, por su parte, abordó esta cuestión en una entrevista con Efe a comienzos de mayo. La ministra explicó que estas subidas no han sido algo generalizado, pero matizó que la CNMC vigilaría lo ocurrido.

Alza del petróleo

Estos precios se registran en un contexto de alzas del crudo por el temor a una escasez de suministro tras la propuesta de la Comisión Europea de vetar las importaciones de petróleo ruso este año. Así, el barril de Brent, de referencia en Europa, cotizaba este jueves por en torno a los 105 dólares, mientras que el Texas americano se intercambiaba a más de 103 dólares.

Sin embargo, cabe destacar que el precio de los carburantes depende de diversos factores, como su cotización específica (independiente de la del petróleo), la evolución del crudo, los impuestos, el coste de la materia prima y de la logística y los márgenes brutos. Así, la evolución en la cotización del crudo no se traslada directamente a los precios de la gasolina, sino que lo hace con un decalaje temporal.

Publicidad