Luca de Meo apuesta porque España tenga una fábrica de coches eléctricos

No hay marcha atrás en la implantación del coche eléctrico. La industria automovilística lo tiene claro y este miércoles el presidente de Seat, Luca de Meo, ha insistido en ello en una conferencia en Esade en Barcelona. Tanto es así que De Meo ha manifestado que “es vital tener una fábrica de coches eléctricos en España antes de 2025”.

En este sentido, el presidente de la automovilística española ha recordado que las previsiones para el año 2050 indican que entre el 40 y el 50% de los coches del parque mundial serán eléctricos, por lo que si España quiere seguir siendo el segundo mayor productor de automóviles del continente europeo debe apostar lo antes posible por la fabricación en su territorio.

¿Cómo implantar la producción de un coche eléctrico?

“Si no somos capaces de localizar aquí la producción de un coche eléctrico corremos el riesgo de quedar en el pasado”, ha advertido De Meo, a la vez que ha señalado que es importante acompañar esta industria con infraestructuras de carga necesarias y localizar las fábricas de baterías.

El presidente de Seat ha considerado, además, que empresas, sindicatos y administraciones públicas tendrán que trabajar de la mano para facilitar las condiciones que permitan aumentar la demanda de coches eléctricos. Así, ha puesto el ejemplo de Noruega -el país con más coches eléctricos del mundo, con un 50% del total de sus matriculaciones, donde hay descuentos en impuestos, privilegios de conducción, aparcamientos especiales y ayudas a la compra.

La situación actual

Con todo, Luca de Meo ha constatado que actualmente el peso de los coches eléctricos sigue siendo residual: en 2016 se vendieron 477.000 vehículos eléctricos en todo el mundo, apenas un 0,6% del total. Un porcentaje que es aún menor en España, con 2.100 coches eléctricos comercializados (0,2%). Aun así, el presidente de Seat es optimista: “Las marcas se han puesto las pilas”.

El presidente de Seat, Luca de Meo, en un evento en Barcelona El presidente de Seat, Luca de Meo, en un evento en Barcelona (Pau Barrena / Bloomberg)

El futuro de la conducción

En su conferencia, el presidente de la automovilística con sede central en Martorell también se ha referido al coche autónomo, del que ha estimado que se empiece a comercializar entre 2019 y 2020. “Con el coche autónomo, el conductor podrá optimizar su tiempo mientras conduce y posibilita conducir a personas que no lo podrían hacer, como discapacitados o gente mayor, entre otros” ha defendido De Meo, a la vez que ha señalado que los principales retos de este tipo de automóviles son “el precio y la seguridad”.

Finalmente, Luca de Meo también ha mencionado las nuevas modalidades de movilidad a las que se deben adaptar los fabricantes de coches, entre las que ha hecho hincapié en el car sharing, ya que ha constatado que cada vez más los usuarios optan por no tener un coche en propiedad, sino en poderlo disfrutar cuando lo necesitan. “El reto es producir menos coches y buscar negocio en otras áreas”, ha manifestado De Meo, que ha afirmado que las marcas de coches deben convertirse en prestadores de servicios de movilidad.

Loading...