Más compras en el paseo de Gràcia, pero más gasto en la calle Serrano

En las estrechas franjas que conforman el paseo de Gràcia en Barcelona y las calles Serrano, Ortega y Gasset y Velázquez de Madrid se mueve el grueso del turismo de compras en España. Dos polos de atracción para los visitantes interesados por los productos de lujo, pero con almas muy dispares. Según datos Global Blue –operador de la devolución del IVA a los viajeros extracomunitarios–, el paseo de Gràcia destaca por el volumen de ventas, mientras que el barrio madrileño de Salamanca lo hace por registrar desembolsos más elevados.

Así, la zona estrella de compras de Barcelona dobla en ventas a la de Madrid, de forma que concentra más de uno de cada cuatro euros que se gastan en sus compras los turistas de fuera de la Unión Europea (27%). Sin embargo, en el eje de Serrano (con un 15% del total), el gasto medio de estos turistas en cada compra es mucho más alto: cada vez que los visitantes de fuera de la Unión Europea sacan la cartera en una tienda de lujo de la zona pagan 962 euros, tal y como recoge el informe de Global Blue para la asociación de empresas e industrias de alta gama españolas Savoir Faire. En el caso del eje barcelonés, la factura media es de 858 euros, es decir, un 10% ­inferior.

CALLES GRACIA CHINOS COMPRA PROPIETARIOS LOLCALES
CALLES GRACIA CHINOS COMPRA PROPIETARIOS LOLCALES
(Raúl Camañas)

¿Cómo se explica esta diferencia? Los responsables del informe lo relacionan con el interés de los turistas extracomunitarios por productos diferentes: mientras que entre quienes visitan la zona del paseo de Gràcia las compras son más diversas (un 10% se lo lleva la electrónica de consumo de alto nivel), en el madrileño barrio de Salamanca pesa un poco más la compra de joyería y relojería (30%) y la de moda y complementos (66%). Y, sobre todo, al analizar los datos, en el estudio concluyen que en el eje comercial de Madrid los viajeros gastan en mayor medida en productos de lujo, en concreto, en los que cuestan más de 5.000 euros. Este tipo de compra supone el 39% del total, diez puntos más que en la zona de compras de lujo de Barcelona.

En cuanto al perfil de los acaudalados visitantes, en ambas ciudades sobresale la presencia de ciudadanos chinos. Tanto en el barrio de Salamanca como en el paseo de Gràcia representan el 40% de los turistas extracomunitarios (ver gráfico). Sin embargo, en la zona comercial catalana se ha producido un mayor incremento de su presencia, un aumento de hasta el 31%, el doble que en Madrid.

En cuanto al resto de las nacionalidades, rusos, estadounidenses y asiáticos dominan en el paseo de Gràcia, mientras que en el área de influencia de Serrano es más probable encontrar viajeros de América del Norte y de Sur, así como rusos. Con estos dos perfiles, las amenazas son diversas: la pujanza de los rusos depende en buena medida de un rublo fuerte, muy vinculado al precio del petróleo, y la capacidad adquisitiva de los visitantes latinoamericanos está condicionada a la evolución del dólar frente al euro.

En todo caso, recalca el director genera de Global Blue, Luis Llorca, tanto Barcelona como Madrid siguen siendo territorio inexplorado por los turistas provenientes del golfo Pérsico. “Ni siquiera en Marbella, allí los líderes en compras son los rusos y, en segundo puesto, los marroquíes”, aclara, tratando de romper con un extendido lugar común. Estos viajeros, explican los responsables del informe, son los más numerosos en Londres y el segundo colectivo en París. Los turistas extracomunitarios son especialmente atractivos debido a su capacidad de consumo. No en vano, los visitantes de fuera de la UE gastan durante su estancia hasta diez veces más de media que un europeo. Por ello, Llorca se une a las voces que reclaman planes de política turística para atraer a visitantes del Golfo. “No se trata de una escasez de marcas de lujo, con aumentar la oferta no se va a solucionar el problema. Hay que trabajar más en comunicación, en los países de origen; hay que ir a buscarlos”, concluye.

Loading...