Miedo, más que argumentos, al trasladar dinero de Catalunya a Huesca

Las prisas de muchos catalanes por abrir cuentas en entidades bancarias de poblaciones de Huesca o Madrid desde el 1 de octubre, el día del referéndum anulado por el Tribunal Constitucional, obedecen más al miedo que a la razón, la apertura responde más a emociones que a razones. Este es el parecer de Xavier Brun, profesor del Máster en Mercados Financieros de la UPF Barcelona School of Management y también gestor de fondos.

“Es normal que la gente haga algo después de que CaixaBank y el Sabadell se han ido, pero es un miedo infundado a un corralito, que no tiene sentido, las estas entidades ya han trasladado su sede fuera de Catalunya y con ello la probabilidad de corralito disminuye”, insiste.

Xavier Brun sostiene que las entidades bancarias lo han hecho por motivos legislativos ya que prefieren estar en un marco legislativo europeo, de tal forma que, si necesitan dinero pueden acudir al Banco Central Europeo y recalca que los grandes bancos también han cambiado la sede por el miedo de sus clientes, que provoca retiradas de efectivo.

Sobre las impaciencia por abrir cuentas en Fraga, Binéfar o Monzón, insiste en que “es una reacción humana, de miedo a lo desconocido” y recuerda que no hace mucho en 2011, cuando la prima de riesgo estaba en 700 puntos y se hablaba de que Grecia saldría del euro, había gente que se planteaba llevar el dinero a Alemania.

“Ocurre lo mismo pero en lugar de Alemania es Fraga”, agrega. Ese miedo de la gente provoca lo que los ingleses llaman vuelo hacia la calidad. “Cuando los mercados empiezan a complicarse el dinero vuela hacia la calidad”, argumenta.

“En 2011 el oro llegó a 1.800 dólares la onza, porque había mucho miedo. Cuando hay miedo te vas a activos más seguros. Si en el mundo globalizado la gente se va al oro, si en 2011, la gente de España trasladó dinero a Alemania es normal que hoy en día con la situación política de Catalunya la gente abra cuentas en Fraga”, afirma.

Loading...