MiquelRius suspende pagos tras rechazar el juez 9 despidos objetivos

MiquelRius, histórico fabricante de material de papelería con sede en Parets (Barcelona), presentó ayer concurso de acreedores en los juzgados de Barcelona con deudas de algo más de tres millones de euros. La decisión de suspender pagos se ha producido pocos meses después de que el juzgado de los social número 3 de Granollers estimara la demanda de un grupo de nueve trabajadores –que habían sido despedidos de forma objetiva por causas económicas– y condenara a la empresa a readmitirlos o pagarles la indemnización correspondiente a un despido improcedente.

Esta decisión comportaba el pago de 631.000 euros, que MiquelRius asegura que no puede afrontar ni consignar en el juzgado para interponer el recurso ante la Audiencia de Barcelona. Las alternativas para lograr liquidez, como la enajenación de la nave de Parets a través de un sale and lease back –venta y alquiler posterior– tampoco ha sido posible, según Luis Miquel, consejero delegado y miembro de la quinta generación de la familia propietaria. “Tenemos un balance saneado, pero en los últimos años hemos sufrido un descenso de las ventas y no hemos podido ajustar la estructura para redimensionarnos; resulta imprescindible que lo hagamos para seguir adelante”, dice Miquel.

La empresa acude al concurso por falta de liquidez para hacer los ajustes que aseguren su viabilidad futura

La crisis y los cambios en los consumidores han pasado factura a la compañía en los últimos años. Las ventas han pasado de los 13 millones del ejercicio cerrado en junio del 2012 a los 9,8 millones del concluido el pasado 30 de junio. Y en cuatro de los últimos cinco años ha habido pérdidas operativas. Con una plantilla de 70 trabajadores y antigüedades elevadas, MiquelRius debería destinar cantidades importantes para quedarse con la fuerza laboral que necesita.

“La empresa no es capaz de redimensionarse a pulmón –que no se tiene–, por lo que sólo los mecanismos que facilita la norma concursal son los que pueden facultarle para situarse en una posición de equilibrio”, afirma Carlos Zarco, de Zarco Abogados. La compañía espera acontecimientos. Mientras tanto, se ha asegurado el suministro de los principales proveedores y garantiza con rotundidad el servicio a los clientes. “No hay la más mínima duda de que esta empresa tiene futuro”, insiste Luis Miquel.

Un julio intenso en Catalunya

PRECONCURSO DE EDESA-FAGOR

Aunque se presentó formalmente el 30 de junio, julio empezó con la noticia del preconcurso de acreedores de Edesa Industrial, sociedad del grupo CNA-Cata fabricante de electrodomésticos con la marca Fagor. Trata de refinanciar una deuda de casi 100 millones.

CONCURSO DE ACREEDORES DE CASADEMONT

A principios de julio, el histórico fabricante de embutidos Casademont pidió al juez de Girona que declarara el concurso de acreedores y abriera directamente la liquidación de la empresa. La compañía confía en que Piensos Costa dé continuidad al negocio.

EL CONCURSO DE UNIPOST Y 3.500 EMPLEADOS

Aunque las deudas son de 50 millones y hay poco pasivo con la banca, el concurso de Unipost, tiene una gran trascendencia laboral. La compañía cuenta con 3.500 empleos directos e indirectos repartidos por toda España

Loading...