Moody’s rebaja el rating de China por primera vez desde 1989

La agencia Moody’s ha rebajado este miércoles la calificación de la deuda a largo plazo de China ante las expectativas de que la fortaleza financiera de la segunda economía mundial se resienta en los próximos años mientras su deuda sigue aumentando.

La nota crediticia del gigante asiático pasa así de “Aa3” a “A1”, a consecuencia del mayor apalancamiento que prevé Moody’s. La medida supone el primer recorte de rating del gigante asiático por la agencia estadounidense desde 1989.

Moody’s no cree que las reformas eviten el apalancamiento

En este sentido, Moody’s espera que el endeudamiento generalizado de la economía se incrementará en los próximos años, mientras que las reformas planeadas probablemente ralenticen, pero no eviten este mayor apalancamiento.

“No pensamos que el esfuerzo reformador tenga un impacto lo suficiente rápido para contener la erosión de la fortaleza financiera asociada con un creciente endeudamiento generalizado y un crecimiento más lento”, advierte Moody’s.

Las políticas de estímulo chinas contribuirán a incrementar la deuda, según la agencia

De hecho, la agencia prevé que el Gobierno chino aplicará de manera sostenida políticas de estímulo para mantener un crecimiento robusto ante los crecientes impedimentos estructurales, lo que contribuirá a incrementar la deuda.

A este respecto, Moody’s señala que la desaceleración del crecimiento del PIB desde un máximo del 10,6% en 2010 al 6,7% en 2016 refleja en gran medida un ajuste estructural que se espera continúe y reduzca el potencia de crecimiento de China al 5% en los próximos cinco años, mientras la deuda gubernamental aumentará de forma gradual hasta el 40% en 2018 y cerca del 45% a finales de la presente década.

China critica la valoración y alega que se ha realizado con una metodología inadecuada

Por su parte, el gobierno chino ha comunicado su desacuerdo con la nueva valoración. El ministro de Finanzas del país ha respondido que se ha realizado con una metodología inadecuada y ha exagerado las dificultades a las que se enfrenta la economía, mientras ha subestimado los esfuerzos de reforma.

Ya en marzo del año pasado, Moody’s rebajó su perspectiva de la deuda china a “negativa”, debido en parte a la incertidumbre sobre la capacidad de las autoridades para ejecutar las reformas económicas. El anuncio de este miércoles provocó descensos del yuan en los mercados de divisas y de las bolsa chinas de Shanghái y Shezhen

Loading...