Operaciones en corto: cómo los brókers hunden a los bancos españoles

Tras el hundimiento del Popular en bolsa y su final a manos del Santander, los especuladores han puesto la mira en otro banco, Liberbank. Pero ya no actuarán con la misma libertad. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha puesto coto a los especuladores que quieren ganar dinero con las caídas en bolsa, una operativa conocida como posiciones cortas. Una estrategia que ganó peso en la caída de Abengoa, en la del banco Popular y que ahora se ceba con Liberbank. ¿En qué consiste?

En primer lugar, los especuladores toman prestadas las acciones de una compañía cotizada, comprometiéndose a devolverlas al dueño en una fecha acordada. Nada más recibirlas las venden, con la pretensión de que su precio caiga. Cuando dichas acciones caen hasta el valor deseado o se acerca la fecha de devolución, el inversor las vuelve a comprar. Recuperadas las acciones, se las da a su dueño. De esta manera gana la diferencia entre el precio de venta y el que pagó para comprar las acciones de nuevo.

En un ejemplo práctico, si se toman prestadas 100 acciones de Liberbank mientras cotiza a 1 euro, estas se venden y se obtienen 100 euros. Si la estrategia sale bien y el valor cae hasta los 0,40 euros, al recomprar las cien acciones para devolverlas al dueño se gastan solo 40 euros. Así, a los 100 euros ganados con la venta se le restan los 40 de la compra, obteniendo 60 de beneficio. A eso se le resta un interés, el que se paga al dueño por el préstamo.

Larga polémica

En definitiva, el inversor se beneficia sólo si la acción cae. Es una de las herramientas preferidas de los especuladores. En 2011, la CNMV suspendió durante más de seis meses las posiciones cortas, al igual que ocurrió en otros países como Francia, España, Italia o Bélgica, para frenar la extrema volatilidad que estaba afectando a los mercados, en especial al sector financiero.

Ahora, años después, la CNMV ha vuelto a suspender las ventas a corto y especulativas, aunque solo sobre un valor, Liberbank, cuyas acciones se han visto afectadas en las últimas sesiones por una alta volatilidad sin que haya razones objetivas para ello.

En los últimos meses estos inversores han tomado posiciones importantes en Abengoa, Popular y ahora en Liberbank. Aprovechan la volatilidad y las dudas de los valores para sacar el máximo provecho.

El caso Liberbank

La prohibición alcanza solo a la constitución o incremento de posiciones cortas en Liberbank. Quien las tenga puede deshacerlas o mantenerlas.

Si se incumple la prohibición, ésta será considerada como infracción muy grave, según ha advertido la CNMV, que ha recordado que los inversores, antes de realizar una transacción en un instrumento financiero relacionado con Liberbank, tienen que asegurarse que tanto la operación prevista, como su volumen, no supone una venta en corto, ni crearla o aumentarla.

En el hipotético caso de que un inversor hubiese dado una orden que no hubiese sido ejecutada al entrar en vigor la prohibición, pero que si se ejecutase se creara una posición corta, ésta debe ser cancelada.

Loading...