Inicio Economía Pensión | El ‘hachazo’ a los jubilados anticipados con 40 años cotizados

Pensión | El ‘hachazo’ a los jubilados anticipados con 40 años cotizados




Emilio Rodríguez, afincado en Madrid, lleva más de cuatro décadas trabajando en el sector de la construcción. Con 62 años y 46 años cotizados a la Seguridad Social, el cansancio hace mella en su cuerpo y cree que ya ha llegado la hora de jubilarse y obtener la merecida pensión que, desde que tenía 16 años, se ha ganado a base de esfuerzo. Pero, con la normativa actual, eso supondría ver recortado el montante que recibiría hasta un 14 %, no solo los dos años que le quedan para llegar a los 64 años –la edad legal de jubilación en base a este periodo cotizado-, sino de por vida.

“Si ya es injusto que nos penalicen con más de 40 años cotizados, que ese ‘hachazo’ se mantenga de manera perpetua es directamente inhumano”, lamenta Rodríguez, quien abre la puerta a que se apliquen coeficientes reductores durante los años que van desde la jubilación anticipada a la edad legal y que se retiren una vez cumplidos esos años. “Es de justicia que nos paguen el 100 % de lo que nos corresponde”, explica a RTVE.es, “todo lo demás es robar a toda una vida de trabajo”.

No se trata de un caso aislado. Hay más de medio millón de trabajadores en esta situación en España, según datos de la Asociación de jubilaciones anticipadas sin penalizar (Asjubi40), que lleva años peleando para que se reconozca este derecho. Personas que si quieren acceder a la jubilación anticipada, ya sea de manera voluntaria o forzosa -al haber agotado la prestación por desempleo, haber sufrido un ERE, un despido improcedente y acabar expulsadas del mercado laboral por su edad-, verán reducida su pensión de forma importante, habiendo incluso cotizado 50 años. “El sacrificio ha sido faraónico y parece que no ha servido de nada”, añade Rodríguez.

Hasta 40.000 euros de pérdidas

Según los cálculos de Asjubi40, teniendo en cuenta que una de estas personas pueda vivir hasta los 83 años –de acuerdo a la esperanza de vida– y habiendo adelantado el cobro de pensión tres o cuatro años, el hecho de acogerse a una jubilación anticipada en estas condiciones le llevaría a perder entre 35.000 y 40.000 euros. Además de esta “cadena perpetua” a la que se ven sometidos, como el colectivo lo denomina, denuncian el agravio comparativo respecto a aquellos trabajadores que tienen menos años cotizados y reciben la pensión completa por jubilarse cuando está establecido.

“No es de justicia esta situación cuando hemos aportado muchos más años a la Seguridad Social, haciendo un esfuerzo tan grande, hombres y mujeres que empezamos a trabajar con 14 años, con jornadas muy largas… y en muchos casos obligados a jubilarnos anticipadamente porque tuvimos que ir al paro, porque nos echaron o por problemas de enfermedad o psicológicos”, explica a TVE Santiago Menchero, portavoz de la asociación. “No es de justicia que nos castiguen de esta forma cuando la mayoría de nuestra generación es la que ha conseguido que nuestro país sea actualmente como es”, apunta.

La lucha de los prejubilados con más de 40 años cotizados: «No es de justicia»

Precisamente en esta situación se encuentra Manuel Barrera, de 63 años, que se vio forzado a jubilarse anticipadamente después de que su empresa decidiese prescindir de sus servicios por una reestructuración organizativa como consecuencia de la crisis económica. “No fuimos los trabajadores de mayor edad, en mi caso 56 años, y contrataron a gente más joven por la mitad de sueldo”, explica a RTVE.es. “Con esa edad es muy difícil o casi imposible encontrar empleo, así que primero agoté el paro, luego cobré el subsidio de mayores de 55 años y, al cumplir 61 años, me lo quitaron. Entonces, tenía dos opciones: o me jubilaba anticipadamente o me quedaba sin nada, absolutamente nada”, señala.

Barrera eligió entonces la primera opción, lo que tuvo una inmediata consecuencia: a pesar de sumar 45 años cotizados, su pensión está penalizada en un 24 % para siempre o, al menos, hasta que la ley cambie. “En algún momento nos tienen que quitar estas penalizaciones, es que no tiene sentido”, lamenta.

Diferencias por sector y sexo

Retirarse del mercado laboral antes de tiempo es una medida que solicitan muchos trabajadores; no obstante, se puede hacer de varias formas: a través de una jubilación anticipada -cuyos derechos son los que reclaman los trabajadores con más de 40 años cotizados- o de la prejubilación. Mientras que la primera se encuentra íntegramente regulada por la Seguridad Social, en la segunda también cobra protagonismo la empresa hasta que el trabajador llegue a la edad legal de jubilación. En este último caso, podrán hacerlo sin sufrir ninguna penalización por ello.

“Obliga a la empresa a contratar otro empleado en tu puesto y cobras la mayor parte de la Seguridad Social y otra de la empresa hasta la edad de jubilación”, explica a RTVE.es José Carlos Gallardo, con 63 años de edad y 48 años de ellos cotizados, en referencia a su convenio colectivo -Jefe de recepción-, que recoge esta premisa. Asimismo, existen también una serie de trabajos que permiten jubilarse anticipadamente sin penalización. Estas profesiones están reconocidas por la Seguridad Social y, según el periodo cotizado, la jubilación se puede adelantar en un tiempo equivalente. Por ejemplo, la Policía, los bomberos o la minería.

Manifestaciones para «blindar» las pensiones en la Constitución

Por otro lado, la tardía incorporación de la mujer al mundo laboral también se ha traducido en notables diferencias en función del sexo. Según datos de la Seguridad Social, la jubilación anticipada es una modalidad a la que recurren mayoritariamente los hombres, de forma aún más acusada en los supuestos de jubilación ordinaria: menos del 30 % de las pensiones de jubilación anticipada son percibidas por mujeres y este porcentaje alcanza el 40 % teniendo en cuenta el total de jubilaciones. La cifra se reduce aún más, hasta el 23 %, si solo se consideran las jubilaciones anticipadas con carreras de cotización de 40 o más años.

Flor Vadillo, de 51 años y 30 cotizados, reconoce a RTVE.es que no es se encuentra dentro de este colectivo porque “aún es joven” y no tiene el suficiente periodo de años cotizados, pero simpatiza con los afectados y, por ello, también se ha unido al colectivo de Asjubi40. “Me parecería muy muy injusto que, llegando a 40 años cotizados, también tenga que seguir trabajando hasta los 65 o 67 para poder jubilarme sin penalización”, apunta esta trabajadora del sector sanitario.

Sus demandas han llegado hasta el Congreso de los Diputados

La lucha de Asjubi40 se remonta a 2016. Desde entonces, han promovido todo tipo de iniciativas para convencer a la ciudadanía, los partidos políticos y al Gobierno de que es justo eliminar los coeficientes reductores en casos de jubilación anticipada con más de 40 años cotizados. Por un lado, consiguieron que buena parte de los grupos del Congreso respaldaran su propuesta -salvo Vox- y, por otro, que el Pacto de Toledo abriese la puerta a una posible supresión de estos mecanismos con la elaboración de un informe que estudiase los efectos de despenalizar estas situaciones.

En el primer caso, consiguieron que formaciones con representación parlamentaria como ERC, Más País, EH-Bildu, Coalición Canarias y hasta Unidas Podemos, que forma parte del Gobierno, se sensibilizaran con su causa y presentasen varias enmiendas con el objetivo de que se dejasen de aplicar coeficientes reductores a aquellos autónomos o asalariados que tuvieran más de 40 años cotizados. De hecho, algunos habían ido más allá en su propuesta, como BNG y ERC, que defendieron que se pudiera obtener el 100 % de la pensión con tan sólo 35 años de cotización.

Sin embargo, la formación ‘morada’, una de las de mayor peso, ha decidido retirar una de las enmiendas en las que se pedía esto. “La verdad es que nos ha pillado por sorpresa que Unidas Podemos haya retirado una de las enmiendas que hace referencia a lo nuestro, cuando en su programa piden que se les penalicen la jubilación anticipada de aquellas personas que han cotizado 35 años, no 40 o más como nosotros pedimos”, subraya el portavoz de Asjubi40.

Por otro lado, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, presentó el pasado 30 de julio el informe al Pacto de Toledo, tras exceder en cinco meses el plazo inicial concedido. Sin embargo, solo sirvió para confirmar su rechazo a la medida, basándose entre otras, en que la mayoría de los españoles se jubilan habiendo cotizado más de 40 años; que la edad para jubilarse anticipadamente en otros países de Europa es mayor; y que la eliminación de estos coeficientes pondría en riesgo la sostenibilidad del sistema de pensiones español. Además, el Gobierno también alude al ‘efecto llamada’ que se generaría.

“Nosotros no estamos de acuerdo con lo que presentó el ministro Escrivá. De hecho, nosotros presentamos un contrainforme donde demostramos que el montón de dinero que él decía que podía costar esto no era real”, afirma Menchero. “En primer lugar, porque en su cálculo metía a 1.600.000 personas que estaban jubilados anticipadamente, pero de todas ellas solo hay unas 600.000 con 40 años o más cotizados. Además, le demostramos que una persona que se ha jubilado con 65 o 66 años y que ha cotizado 36 años, paga mucho menos a la Seguridad Social que nosotros y encima nos penalizan con un 24 o un 30 %”, explica el portavoz.

Una solución intermedia

Ante este contexto, el Gobierno ha ofrecido, según recoge el documento del proyecto de ley remitido al Congreso, un plus de compensación para los jubilados anticipados con más de 44,5 años de cotización que podría oscilar entre los 4,5 y los 82 euros mensuales, en relación con el recorte de pensión que se haya aplicado. El Ministerio admite en la propia memoria que son 237.000 los prejubilados que podrían beneficiarse de esta medida, pero 24.000 estarían directamente excluidos por estar percibiendo ya la pensión máxima del sistema.

Sin embargo, para el colectivo no es suficiente. “Esto no se hace en ningún sitio de Europa, al contrario, a estas personas se las tiene muy en cuenta. En Portugal lo solucionaron eliminando los coeficientes reductores. En Francia tienen también la posibilidad de las personas que empezaron a trabajar con 14, 15, 16 años se puedan jubilar anticipadamente, sin coeficientes. En Alemania piden 44 años, pero los coeficientes reductores que se aplican son menos de la mitad de lo que se aplica aquí en España”, explica el portavoz de Asjubi40.

24 horas – Mesa del mundo: los sistemas de pensiones en países europeos – Escuchar ahora

Por ello, aseguran que seguirán luchando, aunque tienen en cuenta que, cuando llegue el cierre del proyecto de ley que está ahora en tramitación en el Congreso, su acción política habrá acabado. Pero no tirarán la toalla. Están dispuestos a tomar acciones judiciales, a llegar hasta el Constitucional o la Unión Europea. “Donde haga falta con tal de que se reconozcan nuestros derechos”, concluyen.

Publicidad