¿Qué supone para España quedar fuera del AVE británico?

El Reino Unido ha dejado fuera de la primera fase de construcción del proyecto de alta velocidad británico (HS2) a las empresas españolas Acciona, ACS, FCC y Ferrovial. En los consorcios ganadores están las firmas británicas Carillion, Costain y Balfour Beatty.

Los contratos resultantes están valorados en aproximadamente 7.500 millones de euros y se prevé que generará 16.000 puestos de trabajo. La línea, según explicó el presidente de HS”, David Higgins, podría transportar a más de 300.000 personas al día. ¿Qué implica para España haber quedado fuera?

El catedrático de Economía Oriol Amat reconoce que “no es una buena noticia para unas empresas que tuvieron mucha actividad, tanto en España como a nivel internacional, y que ahora han visto caer bastante las licitaciones”.

Pero apunta que se trata solo de “primer round, y no quiere decir que afecte al resto de inversión”. Así, el también profesor del Executive MBA de la UPF Barcelona School of Management señala que es un proyecto a largo plazo, del que por ahora se ha licitado solo el trayecto que irá entre Londres y Birmingham.

Las empresas españolas lideran cuatro de los nueve consorcios que el Reino Unido seleccionó para competir, y podrán pujar aún por entre uno y cuatro tramos de los siete en los que se divide la construcción de la línea, que unirá Londres y Manchester.

En cualquier caso, el experto niega que las empresas hayan quedado fuera por la nacionalidad, porque se presentaban en consorcios en los que había firmas británicas, y añade que en España el AVE sí se adjudicó solamente a compañías españolas. En este caso, Acciona se asoció con John Sisk, Ferrovial con Morgan Sindalll y BAM Nuttal, FCC con Laing O’Rourke y ACS, con Galliford Try.

Eso sí, el profesor sostiene que se trata de un proyecto importante, porque el Reino Unido no ha hecho toda la inversión que se ha hecho España en materia de gran velocidad, y eso que “tanto por número de pasajeros, como por terreno, las construcciones tienen que ser más baratas y transportar a muchos más usuarios, por lo que se prevé que sean líneas muy rentables”.

En ese sentido, Amat considera que “el AVE tiene muchas líneas que no se justifican y que lo convierten en un proyecto deficitario en su conjunto”, mientras que en el Reino Unido se calcula que podrían ser líneas rentables desde el primer día.

Loading...