Inicio Economía Reforma laboral: Díaz pide al PSOE que «se aclare»

Reforma laboral: Díaz pide al PSOE que «se aclare»




La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha afirmado que “hay una parte del Gobierno” que “no quiere que se cambie el modelo de relaciones laborales”, en referencia a la reforma laboral del PP de 2012, y ha pedido al PSOE que se “aclare” porque están dando «declaraciones contradictorias». Ha advertido de que no derogarla “es seguir manteniendo la precariedad” en el país y que siga habiendo mujeres “que limpien habitaciones por tres euros” o “jóvenes que no conocen el trabajo decente”. Y respecto a la reunión que los socios de Gobierno tendrán este lunes para evaluar el seguimiento del acuerdo de coalición, ha dicho que “el debate es de contenidos y no de personas”.

En declaraciones a los medios tras participar en un foro en Santiago de Compostela, Díaz ha criticado que haya «una parte del Gobierno que sigue discutiendo a día de hoy los contenidos» sobre la modificación de la legislación laboral. A su juicio, el debate “no va de ver quién lidera” esta cuestión sino de “qué” se va a hacer al respecto. “Sería bueno que la parte mayoritaria del Gobierno (el PSOE) se aclare, sobre todo porque están dando declaraciones diferentes”, ha sentenciado.

Unas discrepancias que, a su juicio, se asemaejan con las que se dieron con las negociaciones para subir el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), donde también se reflejó que hay una parte del Ejecutivo que “no quiere que se cambien las relaciones laborales” existentes en España.


El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se comprometió al finalizar el 40 Congreso Federal del PSOE a derogar la reforma laboral y la vicesecretaria general del partido, Adriana Lastra, dijo la semana pasada que serían los socialistas quienes lideraran esta cuestión. Sin embargo, estas declaraciones contrastan con las supuestas «injerencias» que, según Unidas Podemos, ha efectuado la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño. Un hecho por el que la formación morada solició el viernes la reunión de la comisión de seguimiento del acuerdo de coalición, que se celebrará este lunes por la tarde.

Reunión entre PSOE y Unidas Podemos en un momento «delicado»

Preguntada precisamente sobre esta reunión, ha dicho esperar que sea un encuentro “de trabajo, serio y riguroso” y ha abogado por dejar trabajar a los equipos. Sin embargo, ha reconocido que es un momento “delicado” en la coalición. “No solo estamos hablando de un acuerdo de Gobierno en el que nos han acompañado las fuerzas políticas de la investidura, sino de la convicción de que el modelo laboral del PP no sirve para la situación actual”, ha incidido. “Si yo misma lo hubiera aplicado en esta crisis, hubiera supuesto despidos masivos y más pobreza para este país”, ha advertido.

Sobre una posible rivalidad entre ambas vicepresidentas, ha respondido así: “Nunca discuto los puestos, tanto es así que en esa pelea que hubo entre ser vicepresidenta segunda o tercera yo tardé cinco minutos en renunciar a esto”.

También se ha pronunciado sobre las palabras con las que Sánchez respaldó el viernes a Calviño y defendió la necesidad de que su Ministerio también se implique en esta negociación, porque es un asunto que afecta a todo el Ejecutivo. «El presidente del Gobierno tiene razón y estamos colaborando todo el día» todos los ministros, ha afirmado, y ha recordado desde la «humildad» que ella misma es una ministra que «ha conseguido grandes acuerdos» gracias a ese espíritu de colaboración.

A continuación, ha mostrado su «compromiso» con el Gobierno de España y con la coalición. Un compromiso, ha proseguido, que es «personal» y «ético»: «Creanme, voy a seguir defendiendo este gobierno progresista, claro que sí, y coordinación, toda».

Por último, ha lamentado también la «injusticia» de la que a su juicio es víctima el exdiputado de Podemos Alberto Rodríguez, que ha perdido su escaño tras la sentencia del Tribunal Supremo, y le ha deseado «la mejor de las suertes». La coalición también se ha visto tensionada por este hecho, después de las críticas de Unidas Podemos a la presidenta del Parlamento, Meritxell Batet, por la «tropelía» de retirarle el escaño en contra del criterio de los letrados de la Cámara.

Publicidad