Reino Unido crece más de lo esperado y da un respiro en plena negociación del Brexit

Reino Unido aceleró a su mayor ritmo en el año y creció un 0,4% entre julio y septiembre, por encima del 0,3% de los dos trimestres anteriores, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS). Los expertos habían previsto un crecimiento una décima inferior, por el impacto de las negociaciones del Brexit, ahora encalladas. En términos anuales avanza al 1,6%.

Pese al repunte, el PIB británico presenta una tendencia a la baja, tras haberse expandido un 0,7% en el último trimestre del año pasado. En cualquier caso, el ministro de Economía, Philip Hammond, afirmó tras saberse los datos que el Reino Unido “tiene una economía fuerte y exitosa, que apuntala un número récord de personas con empleo”.

Pese al repunte, se está lejos de cifras del año pasado

Se trata del primero de tres cálculos que hace la ONS sobre la evolución del PIB, por lo que no se descarta que pueda variar ligeramente en las próximas semanas. Aun así, el crecimiento en el tercer trimestre se debió a la expansión de los sectores manufacturero –crece el 1%- y de los servicios –el 0,4%-, motor este último de la economía británica. La construcción, por su parte, se encogió a su mayor ritmo en cinco años.

“Mi foco ahora, de cara al Presupuesto, es impulsar la productividad, para que podamos crear empleos mejor pagados y mejores estándares de vida para los ciudadanos de todo el país”, añadió Hammond.

Presión sobre los tipos de interés

El crecimiento registrado en el tercer trimestre hace más probable un aumento de los tipos de interés en el Reino Unido, que están en el mínimo histórico del 0,25% desde agosto de 2016, tras el voto favorable al Brexit.

El Banco de Inglaterra decidirá en su reunión de la semana próxima si incrementa el precio del crédito, en un momento en que la inflación británica se sitúa en el 3%, su nivel más alto en más de cinco años y por encima del objetivo oficial del 2%.

“El crecimiento no es un boom. No obstante, elimina el último obstáculo que se interpone en el camino de un aumento de los tipos”, analiza Alan Clarke, economista en Scotiabank.

Loading...