Ryanair gana 1.300 millones, el 11% más, pese al lío de las cancelaciones

Ryanair ganó 1.293 millones de euros entre abril y septiembre, su primer semestre fiscal, lo que supone una mejora del 11% respecto al año anterior. Los ingresos subieron el 7%, hasta 4.425 millones de euros, y transportó el 11% más de pasajeros, llegando 72,1 millones.

Todo ello pese a que a finales de septiembre se vio obligada a cancelar vuelos por la mala planificación de las vacaciones de sus pilotos y a que ha reducido tarifas el 5% en el semestre.

Resultados “sólidos”

Desde la empresa se apunta que la cancelación de miles de vuelos para los próximos meses no afectará a sus cuentas al final de este año fiscal. Así, prevé que el beneficio ronde los 1.400 millones de euros, tal y como se preveía, según afirmó el director ejecutivo, Michael O’Leary.

El ‘piloto’ de la compañía afirmó que el resultado obtenido demuestra “la solidez” del modelo de negocio de Ryanair “basado en tarifa bajas”, incluso cuando ha sufrido “fallos en el funcionamiento de nuestros cuadrantes de pilotos a principio de septiembre”.

En este sentido, anunció en septiembre una “reducción” del “calendario de invierno”, temporada en la que dejará de operar 25 de los más de 400 aviones que componen su flota, lo que afecta a 18.000 vuelos y a 400.000 pasajeros.

Contrata entre 40 y 50 pilotos a la semana

“El fracaso ha demostrado claramente que tenemos debilidades en nuestras operaciones y debemos abordarlas en los próximos meses”, dijo O’Leary. La aerolínea confirmó que la cancelación de miles de vuelos, la reubicación de los pasajeros, la devolución de billetes y el pago de compensaciones han supuesto un coste extra de 25 millones de euros, y ha destinado otros 45 millones de euros para mejorar la condiciones de trabajo de los pilotos.

Para evitar nuevos problemas, se ha lanzado a contratar entre 40 y 50 pilotos por semana, con una “avalancha de solicitudes” enviadas por profesionales tras la quiebra de Monarch Airlines y de Air Berlin.

Cambios en la estrategia

Aunque prevé que no disminuirá el beneficio al final del presente año fiscal, la reducción del calendario invernal, con 25 aviones operativos menos para ajustar la operativa, provocará un descenso del 4% en su tráfico de pasajeros, que podría pasar de 131 a 129 millones de pasajeros anuales. Además, las tarifas bajarán más de lo esperado en la otra mitad de su año fiscal: entre un 4% y un 6% en lugar del 5% al 7% previsto en julio por la menor oferta de asientos.

Loading...