Tesla mantiene la confianza inversora pese a nuevas pérdidas de 675 millones

Tesla cerró el primer semestre del año con unas pérdidas de 675 millones de euros –798 millones de dólares- lo que supone elevar el quebranto un 38,7%. Sólo en el segundo trimestre se dejó 340 millones.

En cualquier caso, son unos números rojos menores a los esperados por los analistas. Las mejores ventas en productos energéticos y el aumento de la demanda de su último modelo, el Model 3. El dato positivo lo ponen los ingresos, que llegaron a 4.630 millones de euros, el 127% más. La venta de vehículos supusieron 3.860 millones, el 107% más. Otros 420 millones vinieron por ventas de productos de generación y almacenaje de energía.

1.000 millones en ampliar capacidad

Pese a todo, la empresa, según algunos analistas, es una máquina de quemar dinero. “Sigue teniendo luz verde para hacer lo que sea para llevar el coche eléctrico a las masas, sin importar cuál sea el coste”, dice Bloomberg. Así, en el segundo trimestre gastó casi 1.000 millones en ampliar capacidad de producción. El fundador de la marca, Elon Musk, anticipó un futuro exitoso.

“Así como sigan ejecutando su trayectoria de crecimiento, no tendrán problema alguno en captar más capital”, afirma Joe Dennison, gestor en Zevenbergen Capital. “Ahora todo depende del Model 3”, anticipó. El éxito o el fracaso de la compañía lo definirá la posibilidad de hacer frente a las casi 500.000 reservas que tiene el Model 3.

El Model 3 definirá el éxito

En el semestre entregó 47.077 unidades del Model S y del Model X en todo el mundo. El fabricante también afirmó que la producción del Model 3, del que la semana pasada entregó las primeras 30 unidades, está en camino de cumplir los objetivos anunciados. Tesla añadió que desde la entrega la semana pasada de las primeras unidades del Model 3, la respuesta de los consumidores ha sido “sobrecogedora” y está recibiendo unos 1.800 pedidos de unidades al día.

Loading...