Tesla vuelve a decepcionar con el Model 3 al fracasar en los objetivos de producción

Una vez más las contradicciones de Tesla. La vista como marca del futuro sigue incapaz de llegar a una producción que contente a la demanda. La compañía se ha visto obligada a retrasar por segunda vez los objetivos de producción del Model 3, inicialmente prevista en 5.000 vehículos a la semana para noviembre, meta que se retrasó en un primer momento a finales de 2017.

Ahora, con el nuevo calendario, Tesla apenas construirá la mitad al final del primer trimestre del año. Los 5.000 llegarán a mitad de año. Las reservas del modelo llegan a las 500.000. Elon Musk, al frente de Tesla, llegó a decir que la producción era un “infierno”.

Imagen de la producción del Model S en la planta de Tesla en Fremont, California
Imagen de la producción del Model S en la planta de Tesla en Fremont, California (Noah Berger / Reuters)

En estos momentos las entregas del Model 3 llegan a 1.550 vehículos por trimestre, lejos de las previsiones de los analistas de 2.900 unidades. El que debe ser el buque insignia de la marca y que sirva para salir de su nicho de mercado, su modelo más accesible, preocupa a los inversores por los retrasos.

La compañía gasta 1.000 millones de dólares al trimestre sin que logre escalar el producto pese a la fuerte inversión en robots y líneas de producción, plantea Bloomberg. De momento no llega. “Tesla tiene objetivos de automatización muy elevados. Una vez los tienes puedes aumentar la producción rápidamente, pero llegar a ese punto es la parte difícil”, analiza Tasha Keeney, de ARK Investment.

Los retrasos en la capacidad de producción afectan a las entregas, lo que lleva a los analistas a preguntarse hasta cuándo están dispuestos a esperar los clientes por recibir su vehículo. Los mercados castigaron a Tesla con caídas en la última sesión de Wall Street.

Los retrasos preocupan a los inversores

Loading...