TOP, la antigua Teyco, suspende pagos con deudas de 43 millones

TOP Proyectos y Contratas, constructora de la familia Sumarroca, presentó concurso de acreedores el pasado viernes en los juzgados de Barcelona con unas deudas de unos 43 millones y activos por 30 millones. Los principales acreedores son BBVA, la Sareb, CaixaBank, Banc Sabadell, el grupo Santander-Popular y otros bancos, con alrededor de 25 millones entre todos ellos, que están blindados por el acuerdo de refinanciación del verano del 2015. El resto corresponde casi por entero a los proveedores.

Pese al apoyo logrado en el 2015, la empresa no ha logrado en los dos últimos años cumplir el plan de negocio diseñado entonces –facturar 90 millones en el 2017– y hace muchos meses que tenía tensiones de tesorería. Finalmente, la compañía, que el año pasado ingresó apenas 30 millones (incluidas las daciones en pago de determinados activos), ha suspendido pagos. A finales de diciembre habían transcurrido los cuatro meses del preconcurso de acreedores solicitado a finales de agosto sin lograr cerrar un plan de pagos con la banca.

En diciembre habían transcurrido los cuatro meses del preconcurso de acreedores solicitado a finales de agosto sin lograr cerrar un plan de pagos con la banca

La demanda del concurso, presentado por la firma RCD Advocats, va acompañada por una propuesta anticipada de convenio que, si lograra las adhesiones necesarias, podría acortar la tramitación del concurso y despejar la incertidumbre que acompaña a este tipo de procedimientos. El plan de viabilidad, que implica quitas del 60% para los proveedores y esperas de dos años, supone un cambio total de rumbo. De entrada, para abandonar la obra pública y centrarse en la privada. Pero, también, para redimensionarse y quedarse con una estructura adecuada a la realidad actual de la empresa.

El pasado 28 de diciembre, TOP rescindió el contrato de 36 de sus 71 trabajadores a través de un expediente de regulación de empleo (ERE) pactado que dejará a la constructora con tan sólo 10 personas en marzo. Pese al duro ajuste, la familia propietaria, con Jordi Sumarroca a la cabeza, espera levantar el concurso. “Los clientes confían en nosotros y ahora sólo queda lograr sacar adelante la propuesta anticipada y hacer lo que sabemos”, dicen en TOP.

La antigua Teyco se vio perjudicada por la caída de la obra pública en España y la negativa evolución de la actividad en el exterior. Otro factor que no ayudó a la compañía fue la implicación de esta en algunos de los sumarios relacionados con el caso del 3% en la obra pública en Catalunya. Pese a todo, la empresa mantiene a su gestor al frente del negocio y ha llegado viva hasta hoy. Ahora, busca otra oportunidad.

Loading...