Toys ‘R’ Us se declara insolvente en Estados Unidos

Toys ‘R’ Us, la mayor cadena de juguetes de Estados Unidos, se ha declarado insolvente justo antes de comenzar la temporada navideña. El grupo, se declaró el lunes en suspensión de pagos en el estado federal de Virginia, una nueva señal de los problemas que atraviesan los grupos de distribución minorista a causa de la competencia de las nuevas tecnologías y de los portales de comercio electrónico.

La suspensión de pagos de Toys ´R´, lastrada por su elevada deuda, es una de las más grandes de una cadena minorista especializada y pone en duda el futuro de sus cerca de 1.600 tiendas y 64.000 empleados. Además, su solicitud de protección por bancarrota llega justo con los preparativos para la temporada de compras navideñas, que representa la mayor parte de sus ventas.

La empresa cuenta en España con más de 50 tiendas y 1.600 empleados

“Aunque la decisión de hoy no significa necesariamente el fin de juego para Toys ‘R’ Us, pone fin a un capítulo turbulento en la historia de la compañía icónica”, dijo Neil Saunders, director general de GlobalData Retail.

La empresa, que en España cuenta con más de 50 tiendas y 1.600 empleados, ha puesto en marcha un proceso para reestructurar su red comercial que contempla el cierre de los locales menos rentables y la renovación del resto para mejorar la experiencia de compra de los usuarios, han informado a Efe-Dow Jones fuentes conocedoras del proceso.

Toys ‘R’ Us ha recibido un compromiso de financiación de más de 3.000 millones de dólares por un grupo sindicado de bancos

Asimismo, la firma estadounidense ha recibido un compromiso de financiación de más de 3.000 millones de dólares por un grupo sindicado de bancos liderado por JP Morgan y otros prestamistas para poder pagar a sus proveedores, según informó la propia compañía.

En Estados Unidos cuando una empresa no puede hacer frente a su deuda y pagar a sus acreedores puede presentar una solicitud de protección de bancarrota -similar al concurso de acreedores español-, acogiéndose al capítulo 7 (liquidación) o al capítulo 11. En su caso, Toys ‘R’ Us se ha acogido al capítulo 11, en virtud del cual la empresa mantiene, en la mayoría de los casos, el control sobre sus operaciones pero bajo la supervisión judicial.

La decisión de Toys ‘R’ Us es síntomoa de la fragilidad que atraviesa la industria del juguete; hace dos semanas, Lego anunciaba el despido del 8% de su plantilla

“Junto con nuestros inversores, nuestro objetivo es trabajar con nuestros acreedores y otros acreedores para reestructurar los 5.000 millones de deuda a largo plazo en nuestro balance”, dijo el consejero delegado del grupo Dave Brandon.

Por otro lado, la unidad canadiense de la empresa tiene la intención de buscar protección en un proceso paralelo en virtud de la Ley de Acuerdos de Acreedores de Empresas (CCAA) en el Tribunal Superior de Justicia de Ontario. No obstante, las operaciones fuera de Estados Unidos y Canadá, incluyendo alrededor de 255 tiendas licenciadas y sociedades de riesgo compartido en Asia, son entidades separadas y no son parte del proceso de quiebra, ha explicado la compañía.

La decisión de Toys ‘R’ Us de declararse en bancarrota es un nuevo síntoma de la fragilidad que atraviesa la industria del juguete actualmente con la llegada de nuevos competidores, tanto logísticos como tecnológicos. Hace dos semanas era la danesa Lego la que anunciaba el despido de 1.400 empleados, el 8% de su plantilla, tras una caída de las ventas de hasta el 5% en el primer trimestre de este año.

Las operaciones fuera de Estados Unidos y Canadá son entidades separadas y no son parte del proceso de quiebra

Loading...