Tú a Amazon y yo a Microsoft

En Seattle tienen su sede dos de las empresas más potentes del momento, Microsoft y Amazon, y es habitual que haya parejas mixtas: “Hay cierta competición amistosa, y proyectos confidenciales de los que no se puede hablar a la hora de cenar” bromean Adam Sedó y Mar González. Sedó (Tona, 1980) aterrizó en Seattle hace tres semanas para liderar un nuevo proyecto de Jeff Bezos en Estados Unidos. Su mujer, Mar González (Etxauri, Navarra, 1985) hace algo más de un año que se incorporó al mítico edificio 99 del campus de Microsoft en Redmond, como investigadora “en un equipo que busca extender los sentidos y la percepción de los humanos utilizando tecnologías como la realidad virtual o las gafas holográficas Hololens”.

Sedó y González forman parte de la élite entre las más de 1.100 personas que llegan cada semana a la ciudad de 4 millones de habitantes que ya empieza a ser reconocida como el Silicon Valley del norte: “¡Es como si cada año todo Vic se fuera a vivir a Barcelona!”, explican.

Mar González es ingeniera informática y multimedia por la Ramon Llull y doctora en realidad virtual y neurociencia por el MIT. En los últimos siete años ha vivido en siete ciudades: Londres, Boston, Madrid, Barcelona, Cardiff, Pequín y Seattle. “Ser investigador es ir a contracorriente, la gente no entiende por qué nos complicamos la vida. Seguramente no es apto para todo el mundo”, reconoce González.

“Lo que hago es estudiar los mecanismos que los humanos hemos desarrollado desde el punto de vista evolutivo e identificar si se pueden trasladar a la tecnología”. Hace falta un ejemplo. “Tenemos capacidad de atención selectiva: en una comida familiar cuando todo el mundo habla a la vez, podemos escuchar a una sola persona. O un solo instrumento en una orquesta si lo miramos. ¿Podríamos hacer que cuatro personas hablen a la vez por Skype y se entiendan? Experimento, creo prototipos de los conceptos, los enseño a los vicepresidentes de negocio… y si todo va bien, el nuevo sistema se traslada a millones de personas”. Es lo que tiene trabajar en una gran corporación tecnológica. “Mi motor ha sido siempre la curiosidad. La vida del investigador es dura, y lo más probable es que nunca seas reconocido, por eso lo más importante es que te guste lo que haces”.

Adam Sedó, periodista por la UAB y especializado en comunicación política por la George Washington University, dice que “no tenía previsto hacer carrera internacional, pero siempre me ha gustado conocer mundo”. Sedó fue jefe de prensa del conseller de Economía Antoni Castells, de la Mobile y de la Fira de Barcelona, y los últimos cuatro años, director de comunicación de Amazon en España.

Sedó ha pasado a trabajar muy cerca de Jeff Bezos: liderará su nuevo proyecto para comunicar las inversiones y la creación de empleo en EE.UU. “Con un nuevo relato explicando cómo Amazon crea herramientas que empoderan a las personas a soltar su creatividad y a construir sus proyectos personales”. Bezos describe la cultura de la empresa con el It’s still day, y Sedó lo traduce con el verso de Miquel Martí i Pol, “tot està per fer i tot és possible”.

Que Sedó y González se hayan instalado finalmente en Seattle ha sido “una casualidad cósmica”. Se conocieron “de jóvenes” (!) en Vancouver, estudiando inglés. Y se casaron en 2013 en Barcelona. Pero es ahora en Seattle cuando han empezado a vivir juntos.

Ambos son conscientes de que sus trabajos no existen en Barcelona “todavía”, pero “Barcelona tiene el talento y la calidad de vida y ambición necesarias. Lo más importante es creérselo, el can do spirit”. Y aunque ellos ya han descubierto que en Seattle llueve menos de lo que se dice, piensan en volver algún día “y poner lo que hemos aprendido al servicio de la sociedad que ha invertido en nosotros”. Mar se ve dirigiendo un equipo de investigación creando tecnologías que cambien la forma de comunicarnos, pero también le gustaría ser profe de matemáticas de instituto, “para influir en las futuras generaciones”.

Loading...