Inicio Economía Un "IVA de lujo" y dos años de pandemia llevan "al límite"...

Un "IVA de lujo" y dos años de pandemia llevan "al límite" a centros de estética y peluquerías: "Es insostenible" - RTVE.es




La llegada de ómicron a finales de noviembre provocó la cancelación de numerosas cenas de empresa de Navidad y grandes encuentros familiares, ha "contraído enormemente la facturación"  en el sector de la imagen personal. Con poca gente por peinar y maquillar, los salones de belleza y peluquerías han cerrado el 2021 con unas cifras “catastróficas”, según coinciden los trabajadores del sector.

Con un IVA que se mantiene al 21% en 2022 y una "recuperación muy lenta", las perspectivas para 2022 no son "esperanzadoras" y el temor a que "la clientela nos abandone y se busque servicios más baratos",  se extiende entre la mayoría de los trabajadores del gremio.

“La situación es realmente dramática”, dice el portavoz de la Alianza Empresarial por la Bajada del IVA a la Imagen Personal y dueño de varias peluquerías en Madrid, José Luis Azañón.

Las ventas han caído un 32% y las perdidas superan los 1.200 millones

Según los datos de la patronal, las ventas en el sector de la imagen personal han caído cerca de un 32% en el último año respecto a 2019, el año previo a la pandemia, y según las últimas estimaciones, a cierre del 2021 el sector ha perdido 1.272 millones de euros.

“Seguir como hasta ahora es materialmente insostenible y después de dos años de pandemia sufriendo estas bajadas de facturación continuas, estamos al límite”, añade.

La ausencia de eventos como bodas y banquetes o el que muchas empresas hayan seguido apostando por el teletrabajo ha lastrado aun más sus facturaciones, que soportan un IVA como un “bien de lujo”, lo que está empujando a muchos trabajadores a trabajar en negro, según los datos del sector.

Todos los sectores esenciales tienen un 10% de IVA menos uno, nosotros

“En 2012 asumimos una subida del IVA de 13 puntos porque, según nos dijeron, había que evitar un rescate bancario y que iba a ser algo temporal, diez años después no pedimos que nos bajen el IVA, solo que nos lo restituyan”, argumenta Ana Orea, una trabajadora de un centro de estética y peluquería en Lleida.

Esa subida convirtió a las peluquerías, centros de estética y salones de belleza en un sector “meramente de autoempleo y de subsitencia”, con márgenes de beneficios muy pequeños, “entre el 3 y el 5% anual si te iba bien”, argumenta Azañón. Ahora tras dos años de coronavirus y sin ayudas directas por la pandemia, esos márgenes han desaparecido.

El IVA al 10%, una necesidad vital

“Durante la pandemia el Gobierno nos declara sector esencial. Todos los sectores esenciales tienen un 10% de IVA menos uno, nosotros”, dice resignada desde la Asociación de Peluqueros de Madrid y dueña de Peluqueros X, Virginia Velasco, mientras se pregunta el por qué, pero tiene claro a quién señalar.

“Jamás hemos actuado a favor ni en contra de ningún partido político, ni lo vamos a hacer. Lo que si tenemos claro es que de 25 partidos que votan tanto en el Congreso como en el Senado, 24 están a favor de la restitución de nuestro IVA y el único que está en contra es el PSOE”, añade Velasco, quien también forma parte de la plataforma que pide una reducción del IVA.

Tarde lo que tarde - La reivindicación del IVA de las peluquerías - 14/09/21

Aunque hace unos años el PSOE sí que les mostró su apoyo con una proposición no de ley para restaurar el IVA anterior, después de “cinco negativas” continuadas durante el 2021 no hay previsiones de una bajada del impuesto a corto plazo por parte del Gobierno, lo que provoca que desde el sector esperen que el 10,7% de los salones echen la persiana durante el 2022.

“Lo único que están provocando con esta negativa de restituir el IVA es economía sumergida”, advierte tajantemente Azañón, quien señala que desde marzo de 2020 se han perdido aproximadamente el 50% de los puestos de trabajo del sector, y muchos de ellos se “han reciclado” trabajando en ‘b’ para poder “sobrevivir”. “Aproximadamente entre el 20 y 25% de nuestro sector está en la clandestinidad”, calcula.

Movilizaciones coincidiendo con la campaña electoral en Castilla y León

Santi Moliné tenía cuatro salones de peluquería a finales del año 2019 en Albacete. De los 20 empleados que tenía, ahora tiene la mitad y duda de que pueda mantener los cuatro salones abiertos durante este año, asegura.

“Estamos pagando un IVA de lujo, pero en realidad somos un servicio esencial y ahora más que nunca a nivel psicológico para ayudar a que la gente se vea mejor después de todo lo pasado”, dice apenado.

En un intento a la desesperada para que el Gobierno acepte restablecer el IVA de 2012, desde la Alianza Empresarial por la Bajada del IVA a la Imagen Personal han anunciado movilizaciones para las próximas semanas y haciéndolas coincidir con la campaña electoral en Castilla y León en varias ciudades de la comunidad autónoma.

Ven en estas próximas propuestas sus últimas balas para conseguir “salvar sus negocios”. “Ya no sabemos a quién recurrir, no sabemos qué hacer, no sabemos qué medidas tomar más allá de hacernos presentes en una campaña electoral importante como pueda ser la de Castilla y León, manifestando nuestra más firme negativa a esta situación que están generando a nuestro sector y que nos lleva a la ruina”, concluye desesperanzado Azañón.

Publicidad