Buscan justicia para estar en paz | El Diario Ecuador

14

El hecho se dio el 24 de febrero del 2016 y ha pasado por las manos de varios funcionarios, los cuales incluso no se encuentran prestando servicio por diversos motivos.

Yenny Arteaga, hermana de Bryan, y quien ha seguido de cerca el proceso judicial, expresó que actualmente el juicio se encuentra en uno de los Tribunales de lo Contencioso Administrativo de Quito para que se resuelva la sanción a quienes resulten culpables del percance que cobró la vida de su pariente.

“Buscamos una indemnización justa y que se restituya la honra de la familia”, precisó.

Versión. Según Yenny Arteaga, una de las situaciones que más le incomodó a su familia fue enterarse que el dueño del automotor manifestó haber costeado los funerales de Bryan, cuando eso no fue cierto.

“Tuvimos que acceder a deudas considerables para sepultarlo y de pronto dicen que él pagó todo. Estamos dolidos e indignados por la serie de mentiras que se inventaron para dañar la imagen de mi hermano. Ahora esperamos que se aplique todo el peso de la justicia”, citó.

Percance. El accidente de tránsito sucedió alrededor de las 12h45 en la avenida 15 de Abril, sector de la escuela 12 de Marzo de Portoviejo.

Bryan Arteaga retornaba a su casa luego de haber acudido junto a un amigo a reparar el pito de la motocicleta en la que andaba, ya que la había prestado y tenía que entregarla en buenas condiciones; al arribar a la intersección, de acuerdo a lo que se rumoró, un tanquero giró e impactó a los motociclistas que se encontraban a un costado.

El acompañante de Arteaga al ver el peligro se lanzó del vehículo, y quedó a buen recaudo, no así Bryan Arteaga, a quien el automotor lo aplastó y le causó la muerte de forma instantánea.

Seguro. “Iba por su derecha y el tanquero lo arrolló de forma intempestiva. De acuerdo a la evidencia llevaba casco. Estamos claros que nadie sale a matar, pero lo correcto es que el dueño del vehículo asuma la responsabilidad por la vida que se ha perdido”, expresó Yenny Arteaga.

La doliente agregó que la muerte fue en el mismo lugar, y cuando los familiares arribaron se encontraron con el levantamiento del cuerpo. 

El tanquero, por su parte, fue abandonado metros más adelante. 

En cuanto a las diligencias que se realizaron, señaló, que por reiteradas ocasiones se intentó hacer la reconstrucción de los hechos, pero diversos hechos lo impidieron. 

Respaldo. Fue necesaria la presencia de peritos de Chone y Santo Domingo para cumplir con el proceso hasta que se cumplió.

Bryan Alexander Arteaga Macías tenía 18 años de edad y justo el día del accidente había dado su examen de grado en el colegio Manuel Rivadeneira.

Estaba feliz porque todo le salió bien y ya hacía planes para seguir estudiando en alguna universidad de la provincia, indicó su hermana.

En cuanto al sobreviviente, añadió que salió con golpes ligeros que no representaron riesgo para su vida.